NATIONAL CITY.-  “Todo lo mandaron al oeste”, fueron palabras que encierran una gran verdad pronunciadas por Luis Natividad,  activista social y ex regidor por décadas del gobierno de National City.

El experimentado político, de gran arraigo en la comunidad, destacó hace más de una década en entrevista con El Latino San Diego que tradicionalmente que las familias, en su mayoría Latinas, que viven al oeste (que se junta con la autopista 5) han sido relegadas del desarrollo que si gozan las que viven en otras zonas de la ciudad.

Ahí se encuentran, en su mayoría, las comunidades de bajos ingresos y todavía no se ha concretado un plan para mejorarla, aunque, una y otra vez, los gobiernos en turno han mencionado ‘planes para mejorarlas’.

La industria de la venta de automóviles con la popular Milla de Carros (Miles of Cars) ha sido por décadas el principal sustento económico de la ciudad de National City, una comunidad ‘ahorcada’ y en la que la planeación sigue siendo solo una promesa. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego. Foto-Archivo: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

Pero no solo eso sino que de acuerdo con estudios y encuestas realizados por la organización National City Enviromental Health Coalition (Coalición de Salud Ambiental,EHC, por sus siglas en inglés), la proliferación de talleres mecánicos en la zona oeste de esta comunidad, ha sido causa frecuente de enfermedades asmáticas en niños.

Y es que de acuerdo con dicha organización que tiene oficinas en esa comunidad, con frecuencia se pierde de vista que las condiciones primordiales como son contar con una vivienda digna, un entorno apropiado para el sano desarrollo ambiental de las familias y las comunidades, con un apropiado plan de zonificación de las áreas, se sintetiza en una sola palabra: Salud.

Se enfrentan a una dura realidad

De acuerdo a la organización Enviromental Health Coalition (EHC, por sus siglas en inglés), las familias que residen en la parte oeste de ciudades como National City, en la comunidad mejor conocida como Old Town, habitada en su mayor parte por “latinos y chicanos, tanto inmigrantes recientes como personas que han vivido en el vecindario durante generaciones”, se enfrentan a una crítica realidad ambiental.

La zona conocida como“Old Town “, (en National City), “es un vecindario orientado a la familia donde los residentes locales tienen una fuerte conexión y sienten una responsabilidad colectiva para mejorar la calidDa de vida” (en el lugar), considera la organización ambiental”

“Desfortunadamente”, advierte, “la comunidad es un de libro de texto de cómo las industrias y los hogares no deben mezclarse. Durante décadas, los planificadores del uso de la tierra han tratado a Old Town como un vertedero de industrias y almacenes contaminantes”.

Luego pasa al corazón del problema: (Old Town en National City) “en este barrio es común encontrarse con más de 35 talleres de hojalatería y reparación de automóviles en un área de 70 cuadras. En combinación con otros usos industriales, aquí se liberan aproximadamente 32,000 libras de contaminantes tóxicos del aire, por año”.

Tasas de asma, elevadas

Y concluye que “no es sorprendente que el vecindario sufra tasas de asma desproporcionadamente  altas, una clara falta de espacios verdes y viviendas asequibles”.

Pero esta realidad social, económica y política, con claras implicaciones en la saludd e los habitantes que por muchas décadas ha afectado a esta comunidad, no es exclusiva de National City.

“Los programas que existen Después de Escuela (After School) pues no hay muchos, son caros, la población no puede pagar y los que son gratuitos, son muy limitados. No hay suficientes programas gratis para los niños, para que ellos puedan ir a jugar fútbol, o participar en una clase de arte o en una clase de danza, no existen”.

Así lo confirmó en entrevista con El Latino San Diego, Breny Aceituno, encargada de la organización no lucrativa “Partnerships 4 Success”.

“El proyecto nació en 2019”, recordó, “justo unos dos meses antes de la pandemia. En octubre 2019. Comenzamos a organizarnos para básicamente buscar manera de cómo crecer. Hicimos primeramente un estudio para entender las comunidades del sur y fronterizas, específicamente Latinas”.

Pero “entonces lo que vimos es que no hay mucha oportunidad para los niños; no hay mucha oportunidad para jugar. Por ejemplo la playa de Imperial Beach, siempre está sucia. Los parques del estado siempre están cerrados, en parte por el Tijuana River Valle, entonces nosotros estamos buscando tratando de buscar por qué hay tanta negligencia en el sur”.

“Y entonces (buscamos) cuáles son las comunidades más afectadas por esa negligencia y sabemos que San Ysidro, por ejemplo, Nestor y toda la parte del oeste y National City”, señaló Aceituno. Obviamente en la parte más adentro de Chula Vista ahí no hay mucho problema y en la ciudad de Coronado tampoco”, dijo.

Faltan programas para los niños

“Los programas que existen Después de Escuela (After School), pues no hay muchos”, continuó Aceituno, “son caros, la población no puede pagar y los que son gratuitos, son muy limitados. No hay suficientes programas gratis para los niños, para que ellos puedan ir a jugar fútbol, o participar en una clase de arte o en una clase de danza, no existen”.

Nativa de la ciudad de Los Angeles, Breny hizo mención de algunas de las preguntas que se plantean en la encuesta comunitaria en la que se explica por qué se está aplicando la misma:

“Partnerships 4 Success (Alianzas para el Exito)”, dijo, “es un proyecto que trabaja junto con la comunidad Latina en las regiones (de) South Bay y fronterizas de San Diego para crear comunidades sanas y seguras”.

Un dato significativo, de acuerdo con la exposición de motivos o razones que justifican la encuesta referida, es que “lo que encontramos cuando estabamos hacienda nuestras investigaciones fue que hay una profunda falta de confianza en el gobierno e instituciones de salud”.

A diferencia de otras áreas de la zona oeste de la ciudad de National City, el parque industrial National City Marine Industrial Park, ha crecido en una área separada del resto de la ciudad. Horacio Rentería/Foto-Archivo: El Latino San Diego.

La encuesta aplicada por personal de Partnership 4 Success, Capítulo San Diego, anticipa que “este obstáculo previene a varios Latinos de buscar servicios médicos. (Y) “parte de la razón por lo que Latinos no buscan ayuda médica, es por la falta de recursos que (les permitan) entender sus derechos como residentes de California, (pues temen) que si van al doctor, esa información será reportada a las autoridades.

Comenzamos a organizarnos para básicamente buscar manera de cómo crecer”, destacó Aceituno.”Hicimos primeramente un estudio para entender las comunidades del sur y fronterizas, específicamente Latinas”.

Falta de oportunidades

“Entonces lo que vimos”, subrayó, “es que no hay mucha oportunidad para los niños; no hay mucha oportunidad para jugar. Por ejemplo la playa de Imperial Beach, siempre está sucia” (Y) “los parques del estado siempre están cerrados, en parte por el Tijuana River Valle, entonces nosotros estamos tratando de buscar por qué hay tanta negligencia en el sur”, puntualizó.

“Lo que vemos es que también en el sur básicamente los latinos sufren de muchas enfermedades crónicas”, manifestó, “por ejemplo el asma, diabetes, no hay comidas saludables , pero también porque, por ejemplo, en Imperial Beach no hay una tienda de supermercado, solo tenemos Grocery Outlet, es la única tienda.

Y a veces los productos están expirados. La gente qué va a hacer? Es ir a lugares que por lo menos les pueda alimentar un poco más ”.

“Queremos saber cuáles partes del sur están más afectadas en San Ysidro, Imperial Beach, Nestor, National City y el lado oeste de Chula Vista,en la bahía”.

“Hay mucha negligencia”

La entrevistada  consideró que en de estas comunidades “hay mucha negligencia y nosotros queremos saber para desarrollar un programa que permitan mejorar esas condiciones para que la gente pueda vivir una vida más saludable, con muchos más recursos”.

Expresó asimismo la expectativa de que “los niños puedan tener  una niñez bonita y que obviamente sabemos que si no tienen esas cosas, las posiblidades de que ellos se vayan a desarrollar problemas de sustancias, de drogas, de alcohol, de trabaco son muchos más grandes y el riesgo es mucho mayor si no cuentan con esos recursos”.

Dijo que en si lo que está buscando con esta investigación es  llegar “a la raíz de por qué está pasando esto. De por qué los niños aquí fuman más, de por qué tienen acceso al alcohol mucho más jóvenes”.

“No tenemos los recursos”

Ante la pregunta de si no se debe a las condiciones que caracteristizan a la región fronteriza, respondió:  “Es lo que piensa la gente que porque es la frontera. Pero es mucho más que eso. Es que aquí en esta parte del sur del condado de San Diego no tenemos los recursos para ayudar a nuestros niños, a nuestros adultos y a nuestros ancianos, tampoco”.

¿Aquí no podemos cargarle la culpa sólo al gobierno, no es así?, le preguntamos:

“Todos cargamos un poco de eso; todos cargamos un poco de la culpa, pero lo que queremos hacer nosotros como programa es mejorar el acceso, por lo menos, y después también abogar para nuevas fuentes para ayudar a las comunidades”.

“Buscar más recurso y acceso a la información”

“Entonces primero va a ser ese laboratorio de investigación que queremos desarrollar, en español e inglés”, detalló la entrevistada, “simplemente para la comunidad. Y básicamente buscar más recursos para que la gente tenga acceso a esa información sobre los recursos que sí existen. Y para los que no existen, las comunidades del oeste para que ellospuedan abogar, con nostros, por nuevas políticas a favor de la comunidad”.

“Tenemos básicamente tres metas: Hacer esta investigación; cambios ded políticas con los parques, por ejemplo, buscando la manera de aprovechar los espacios de las escuelas para que los niños cuenten con sitios donde jugar y sustentabilidad, para asegurar que este programa exista despues de que el programa 4 Success termine”, destacó Breny Aceituno.

“Para que la ciudad de San Diego, tal vez UCSD, para que retomen esa investigación  y siempre lo estén gestionando y las políticas para empoderar a los residentes para que ellos puedan tener cargo y llevar ese trabajo y llevarlo siempre de manera cotidiana”.

Vale recordar que hace un año, la supervisora del Distrito 1, Nora Vargas, propuso la creación de la Oficina de Justicia Ambiental y Climática, la cual ya fue aprobada por los miembros de la Junta y es una realidad.

“Las comunidades más vulnerables”

Pero lo relevante es que en la exposición de motivos, la funcionaria anticipó que esta sería la primera dependencia en su tipo que contaría con personal dedicado “a resolver los problemas de impacto ambiental y de salud desproporcionados que sufren las comunidades más vulnerables, entre la que se incluye a la hispana o Latina”.

“Por décadas”, advirtió entoncesVargas, “estas comunidades han sido desproporcionadamente impactadas por políticas que han fallado en proteger (a estas poblaciones) de efectos del medio ambiente y ahora residentes sufren de problemas graves de salud como el asma y cáncer”.

En apoyo a la exposición de  motivos de su propuesta reveló asimismo que “comunidades como las zonas norte del El Cajon y Lemon Grove, Spring Valley y Sweetwater tienen los más altos niveles de desechos tóxicos industriales y de contaminantes en el aire” en el condado.

Entre el 5% de las comunidades más contaminadas de California

Pero no sólo eso, sino que en el Distrito 1, que ella representa en su calidad de Supervisora, dos comunidades con población mayoritariamente latina: National City y Barrio Logan (en la ciudad de San Diego), tienen altos niveles de contaminación ambiental.

De hecho, precisó al leer el contenido de su iniciativa de creación de la oficina ambiental y climática “National City y Barrio Logan se encuentra entre el 5 por ciento de las comunidades más contaminadas por emisiones de diésel en el estado”.

El plomo y las viviendas antiguas

De National City baste recordar que el ex alcalde latino Nick Inzunza reconoció que el plomo contenido en la pintura en las viviendas antiguas, localizadas la mayoría en la zona oeste de esta centenaria comunidad, sin contar los contaminantes generados por los talleres de pinturas de vehículos que ha crecido por el auge de la venta de unidades de la llamada Milla de Carros, ha sido causa de enfermedades.

Los planes

Por lo que hace a Barrio Logan, solo hacer mención de que el actual alcalde de San Diego, Todd Gloria, firmó la Actualización del Plan Comunitario de Barrio Logan, para convertirlo en ley, tras 43 años, que como ocurrió en otras comunidades del oeste, la zona urbana creció sin planeación y ‘ahorcada’, donde las familias y las escuelas ‘conviven’ con la industria.

En agosto del año pasado, la actual alcaldesa, Alejandra Sotelo-Solís y los regidores del gobierno de National City enviaron una carta al Puerto de San Diego en la que se afirma que “el Concejo Municipal de National City solicita respetuosamente al Distrito Portuario Unificado de San Diego que dé prioridad a los fondos de ARPA para el Plan Equilibrado de National City y compense los impactos ambientales en las comunidades adyacentes a las operaciones industriales y marítimas”, se indica en la carta pública entregada al Puerto. Y luego van al grano: “National City entiende que el Distrito Portuario recibirá $100 millones de fondos de ARPA y organizará un taller para discutir la asignación de estos fondos. Finalmente, es hora de invertir en la comunidad de National City y contrarrestar las desigualdades de las últimas décadas”.