SAN YSIDRO, CA.- Por la eliminación definitiva del Título 42 y en favor de la restauración al derecho de asilo, se pronunciaron organizaciones activistas que se reunieron la mañana del lunes 23 de mayo en  el límite fronterizo San Diego-Tijuana.

Durante una conferencia de prensa, los grupos autodenominado “California Welcoming Task Force” (Grupo de Trabajo de Bienvenida de California), coincidieron en que que cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron -el 1 de abril- que pondrían fin a la Orden del Título 42, celebraron esta decisión.

Y es que, aseguran, durante más de dos años, el Título 42 -que aunque no es nuevo, se apoyó el ex  presidente Donald Trump en su política anti inmigrante que impulse, “ha impedido, de manera efectiva e ilegal, que las personas que huyen del peligro, busquen asilo en los Estados Unidos”.

“Está causando dolor y sufrimiento”

“Desafortunadamente, debido a una orden judicial preliminar emitida por un juez de la corte federal de distrito en Arizona v. los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que bloqueó la orden de terminación de los CDC, el Título 42 continuará causando dolor y sufrimiento a las personas que buscan seguridad en nuestra frontera sur”.

Indica en el mismo sentido la organización activista que “nuestro gobierno tiene la obligación legal de brindar a las personas acceso al asilo, lo cual también está en consonancia con nuestros valores de compasión, humanidad y dignidad”.

“violencia contra migrantes y barreras para (quienes) buscan asilo”, se destacó durante la expresión pública en el límite fronterizo. Foto-Cortesía. California Welcoming Task Force.

¿Qué es el Título 42?

Respecto al antecedente del llamado Título 42, que no es otra cosa, de acuerdo a su definición, que “un estatuto de salud pública promulgado en 1944 y que da a los CDC, la autoridad y atribuciones para determinar si una enfermedad contagiosa en un país extranjero pudiera significar un peligro de propagación de la misma en Estados Unidos”.

Sobre este ordenamiento legal que, afirman: “42 fue diseñada por Stephen Miller, un conocido supremacista blanco y asesor de inmigración de Trump. Los políticos han argumentado que la política es una medida de salud pública, pero nada más lejos de la verdad”.

“Nuestro gobierno tiene la obligación legal de brindar a las personas acceso al asilo, lo cual también está en consonancia con nuestros valores de compasión, humanidad y dignidad”, considera la organización “California Welcoming Task Force”.

“No tiene nada que ver con la Salud Pública”

Y agregan que “los expertos en salud pública han condenado repetidamente la política y han demostrado que no tiene nada que ver con la salud pública y todo que ver con la política. Ha tenido un impacto negativo desproporcionado en los inmigrantes negros y LGBTQ+. No hay razón para mantener el Título 42 aparte de la postura política, el alarmismo, la xenofobia y el racismo”.

En relación al evento de la mañana del lunes 23 de mayo, Kate Clark, directora sénior de servicios de inmigración, Servicio Familiar Judío de San Diego dijo que “en un momento en que las necesidades humanitarias aumentan debido a la escalada de las crisis en todo el mundo, a miles de migrantes vulnerables se les sigue negando injustamente su derecho a buscar asilo en los EE. UU. bajo el pretexto de ‘salud pública’ bajo la cruel política de expulsión del Título 42”.

“Ya es hora”

Por su parte, Norma Chávez-Peterson, directora ejecutiva de la Union Americana de Libertades Civiles para los condados de San Diego e Imperial (ACLU, por sus siglas en inglés), puntualizó que “el público estadounidense apoya políticas justas y humanas”.

Y consideró que “ya es hora de restaurar las protecciones de asilo, como exigen las leyes estadounidenses e internacionales. El Título 42 no puede ser nuestra política de inmigración de facto y nunca debería haberlo sido”.

“No existe base científica” en el Título 42

Asimismo, Hanna Janeway, Doctora Medico cofundadora de la empresa Emergency Physician y codirectora de Refugee Health Alliance expresó que “como médica de emergencia y proveedora de primera línea, tengo un profundo conocimiento de los riesgos reales de COVID-19 y los diversos métodos para la prevención de la transmisión” (de enfermedades).

“Los expertos en salud pública”, continuó, “están de acuerdo en que no existe absolutamente ninguna base científica para el Título 42. (Y) “ha sido devastador y profundamente decepcionante ver que nuestra principal organización de salud valora tan claramente la política sobre la verdadera ciencia” En el mismo orden de ideas Ian Philabaum, codirector del programa de Organización Legal Anticarceral de Innovation Law Lab, señaló que “el Título 42, promovido descaradamente por políticos que fomentan el miedo como una política de ‘salud pública’, solo ha servido para avivar las llamas de la verdadera parodia en la frontera: La violencia contra migrantes y barreras para (quienes) buscan asilo”.