SAN YSIDRO.- Marthita Penny, muestra con orgullo sus bellos, sugerentes y descriptivos dibujos realizados con trazos firmes   y que reflejan en mucho su carácter positivo y progresista.

Estando frente a ella, se percibe a una una mujer noble y con evidentes deseos de superación personal a  la que su Maestra describe, sin dudar un momento, como “sumamente talentosa y creativa”.

Marthita es una de los 18 alumnas (os) que la Maestra Alma Sonia Bejarano imparte en su clase de Art Therapy (Arte Terapia), en el Southwestern College (SWC), Unidad San Ysidro, todos los viernes de 10:00 a 11:50 a.m.

Lorise Maynard disfruta de la clase de arte terapia, que le fortalece en su sanación emocional. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

“Yo tengo cinco años trabajando con el Southwestern College para la escuela de Educación Continua y Desarrollo de la Fuerza Laboral”, indicó en entrevista con El Latino San Diego.

Pero esta clase que ofrece gra motivación, “habilidades de superación personal, sanación emocional, así como sobrellevar limitaciones físicas” a los adultos mayores, corre el riesgo de ser cancelada.

Requiere un mínimo de  18 estudiantes

¿El motivo?, lo explica la propia Maestra Bejarano: “Necesitamos que la gente sepa que existe esta clase porque si no se completan 18 estudiantes, la clase se cancela, desaparece. Entonces, es importante que la gente sepa y venga porque si no, la clase se cancela.Y esto es una pérdida para los que si conocen la clase”.

Y recuerda que “con la pandemia, los adultos mayores ya no salieron y ahorita están asustados, preocupados. Todavía no se registran” (en la clase).

“Mis clases son sin créditos y gratuitas”, señaló, “sin créditos. significa que no se tienen que hacer exámenes, que no se califica con números, sino que es pasa o no pasa. Es una clase de dos horas a la semana por seis semanas. En total el curso es de 12 horas. Esta clase no requiere que las personas que se registran tengan experiencia previa en arte”.

Don Alvaro Chávez disfruta de la clase de arte terapéutico y muestra uno de sus dibujos. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

Se autocalifican

“Arte-terapia es una clase que no tiene una calificación”, puntualizó, “sea que la persona no está con esa  competencia de decir: Bueno me tengo que sacar una A, una B, o porque el compañero tuvo A y yo no. En este caso el juez es la propia persona y la realización del que está hacienda el dibujo.

O sea, La misma persona dice me sentí muy contento realizando este trabajo. O me sentí preocupado porque no pude lograr lo que yo quería expresar”.

“Es muy diferente a que el maestro te diga: Oye esto está mal hecho y tienes que repetirlo otra vez o te quedó mal o mira, a eso le faltó calor, le faltó emoción. No, no hay crítica, no hay juicio. Las personas van a expresar lo que piensan, lo que sienten. A platicar con otras personas. A hacer nuevos amigos, con individuos que les gusta el arte”.

El arte como expresión creativa

“El arte-terapia se enfoca en el uso del arte como una expresión creativa y forma parte de un proceso terapéutico”, definió la Maestra Alma Sonia Bejarano.

“Este curso fue diseñado específicamente para adultos mayores”, explicó, “pero aún así las personas que quieran mejorar su calidad de vida se puden inscribir. Estamos hablando de gente joven, de adultos jóvenes o adultos mayores”.

“Este curso es muy bueno porque las personas pueden sacar de su mente recuerdos negativos y plasmarlos en un dibujo”, dijo, “usted sabe que no es lo mismo dibujar una obra artística con colores rojos, demostrando peligro, dolor, angustia o poner colores negros, oscuros, dramáticos, a llevar a cabo una acción violenta”.

“Entonces, el arte sirve como una manera de expresar, de comunicar cosas que no se pueden decir con palabras, que se pueden usar líneas, puntos, colores, texturas, para sacar memorias que pueden ser dolorosas o memorias positivas también”.

“Una clase para relajarse, para disfrutar”

“Después de tener una clase de doce horas o seis semanas, a veces los estudiantes se vuelven a inscribir en el siguiente curso. He tenido estudiantes que han estado en la clase por 3 años, porque a ellos les gusta tanto reunirse con personas en un ambiente seguro, de tolerancia, sin críticas, en un ambiente donde hay personas unidas por el gusto por el arte. Por hablar de películas, por hablar de libros, por leer poesía, por escuchar música, al mismo tiempo que dibujan, escuchan música. Es una clase para relajarse para disfrutar”.

Adelantó que las clases están programadas para iniciar en junio y la inscripción se puede hacer en línea (por Internet), visitando la página oficial de Southwestern College: swc.edu (que se localiza en 460 West San Ysidro, Blvd., San Ysidro, CA 92173).

¿Cómo registrarse?

La Maestra Bejarano afirmó que el proceso de registro requiere de paciencia de las personas, porque puede llevar de 24 a 48 horas, “porque como estas clases son gratuitas para el estudiante, el SWC recibe fondos estatales. Entonces la persona se tiene que inscribir primero en el Chancellor Community College, que eso es en Sacramento. Entonces eso es la CCC account, que confirma y autentífica al estudiante”.

El estudiante requiere tener a la mano un teléfono, una dirección de Internet y un domicilio en California porque todas esas preguntas se las van a hacer. Para esta clase, que es sin créditos y gratuita, el SWC no requiere el número de seguro social, o sea que los adultos mayores y sus familias que no tengan documentos legales para residir en California, de todas maneras pueden aplicar porque es un servicio a la comunidad, es un servicio para que las personas vivamos con más alegría, con más gozo, disfrutando de más amigos.

Mientras Maribel Rios y la Maestra Bejarano (las dos primeras, de izquierda a derecha) muestran algunos de los dibujos, Rosa Galván esboza su dibujo, en una clase donde predomina su Libertad de imaginación y creatividad. Foto: Horaciuo Rentería/El Latino San Diego.