SAN DIEGO.- “Nosotros crecimos yo creo sin una educación (financiera)…Yo me crié en Chula Vista-San Ysidro. Y lo recuerdo que lo que se me habló de dinero era ve y trabaja; gana lo más que puedas, pero nunca se me educó sobre cómo ahorrar”.

Ello lo reconoció Ricardo Ruffo, con experiencia de 25 años en el sector financiero, (de los cuales los últimos 5 ha trabajado como Senior Business Development Officer (Oficial de Desarrollo de Negocios de Mission Fed Credit Union).

Al ser entrevistado sobre el tema de Educación y Empoderamiento Financiero y consejos para aprender a ahorrar e invertir, indicó que “ Yo creo que uno tiene que invertir en uno mismo…Pensar en invertir en una cuenta de ahorros… Pensar en invertir en una cuenta de ahorros, invertir en un vehículo de inversión”.

“Inversión para uno mismo”

“Pero tenemos que ver”, aclaró, “que esa inversión es para uno mismo, para el futuro de uno mismo, entendiendo que tienes a donde acudir. Si Dios guarde la hora se te poncharan las cuatro llantas o la transmisión se te descompone, ese entendido que uno tiene que uno pueden correr esos ahorritos, te quita algo de estrés también”

“Es un poquito menos estresante”, agregó en el mismo sentido Ruffo, “en tu persona y ya cuando tienes eso bajo control, yo creo que te puedes enfocar en otras cosas, en otras partes de tu vida que también son importantes”.

“Yo lo miro de esta manera y el ejemplo que te puedo dar es si uno es fotógrafo profesional y quiere poner una foto linda de un paisaje con el sol cayendo, uno pone la cámara en un tripie, y al momento de poner esa cámara en ese aparato de tres piernas, yo me imagino que cada una de las piernas es algo importante en tu vida”, ejemplificó.

El ejemplo del tripie

Luego pasó al punto: “Una pierna, es salud, comer bien, hacer ejercicio, tomarte tus vitaminas e ir al doctor. Ten eso bajo control. La segunda pierna en ese tripie es rodearte de gente que te va a empujar, que te va a decir la verdad; que te adora, te ama y quiere lo mejor para ti. Y la tercera pierna es el dinero, las finanzas. Hay que entenderlo. Yo creo que si uno tiene esas tres piernas bajo control, la foto va a salir clarísima y es el enfoque que ya pueden abrir otras páginas u otras puertas en su vida para desarrollar”.

Entrevistado por video-chat continuó: “Así que el ahorro es muy importante y sí, nosotros crecimos yo creo sin una educación (financiera)…Yo me crié en Chula Vista-San Ysidro. Y lo recuerdo que lo que se me habló de dinero era ve y trabaja; gana lo más que puedas, pero nunca se me educó sobre cómo ahorrar”.

“Y desafortunadamente no lo tenemos tampoco en las escuelas”, reconoció Ruffo, “cuando trabajo con las escuelas desde el Kinder, Primaria o Secundaria…No se platica del ahorro, no se platica de inversión en ti, de planear para un futuro. Y eso es lo que me da oportunidad Mission Fed a mi de ir a platicar y enseñar, dar actividades, dar ejemplos para poder mejorar tu vida”.

Esa parte que estás mencionando es muy importante, porque realmente ahí está la semilla; ahí empieza y yo creo que ahí está la clave, le recordamos.

“Eso nunca te lo platican en la escuela”

“En sí en las escuelas”, señaló el entrevistado, “hay muchas instituciones con las que yo trabajo donde te enseñan un oficio; te enseñan el curriculum del inglés, matemáticas, todo lo que uno requiere para poder salir adelante como un adulto productivo, pero nunca se te platica de que vas a llegar a un punto en tu vida de que vas a estar generando dinero y cómo manejarlo. Eso nunca nos lo platican”.

Y abundó al respecto: “Te enseñan cómo hacer el trabajo, cómo desarrollarlo; un plan para (construir) un edificio, un puente; todo eso lo manejamos bien porque estudiamos para esto, pero nunca nos dicen como manejar (el dinero) ya cuando se nos paga por lo que estamos haciendo.

“Y yo creo”, puntualizó el experto en educación financiera, “que al tener el entenido de que no es lo que uno está ganando por año es lo que está gastando, que es la diferencia del ahorro; es cuando uno ya empieza a ver; bueno, me están pagando por hacer esto; yo gano esto y me queda esto, que no es nada al final de mes. Estamos al revés, ¿no?”.

“Conectarse con el dinero”

“Es ahí”, precisó, “donde uno no puede conectarse con el dinero que, cuando hago los talleres, yo platico cosas en sí que uno pueda entender, por qué, siendo un hispano, porque entendiendo yo que teniendo una mentalidad de confianza en las instituciones bancarias era poquita, porque no la conocía mucho, el sueldo no es suficiente para poder ahorrar en la vida y esta era una excusa”.

“Y el último era sí el conocimiento de las herramientas que uno tiene disponibles: Si uno juega un deporte, yo béisbol jugué creciendo y si yo no tenía un bate para pegarle a la bola, pues yo no podía jugar béisbol. En el sistema bancario si no tienes las herramientas adecuadas para salir adelante y trabajar el dinero como se tiene que trabajar, no vas a salir adelante, ¿por qué? porque el dinero, te va a quemar un hoyo en tu bolsillo cuando lo tienes disponible así”, comparó.

“Importante sugerencia
para los centros escolares”

“Yo miro que la educación en las escuelas se enfocan en lo que ni usan tanto pero lo ocupamos, ¿no?. Un programa de kinder en adelante. Yo creo que si pudiéramos implementar un tipo de programa, dentro de las escuelas, de kinder en adelante, y enseñamos a los pequeños la cultura del ahorro y a los adolescentes cuando ya empiezan a generar un cheque, pero sí nos falta eso en nuestras comunidades”.

“Y yo creo”, consideró, “que en sí en general en la Nación se ocupa (educación financiera) porque no se habla mucho del manejo del dinero en las escuelas”.

El otro punto que va relacionado es la familia, finalmente es donde se llevan a cabo todos los procesos económicos, buenos o malos, normalmente malos o mal administrados, pero ahí están, cuestionamos.

“Cuando hacemos las presentaciones para las escuelas, de Kinder a Sexto (Grados), pedimos que los padres de familia estén presentes, por qué, porque uno puede hablar todos los días por una hora con los pequeños, (y) solo se van a llevar a la casa un montón de papeles” (sin prestar atención).

El pequeño tiene que aprender; (yo tengo tres pequeños; ni tan pequeños ya) ellos hacen lo que ven no lo que les dice uno. Y (los padres) le tienen que dar el ejemplo a los pequeños del ahorro y platicar con la familia de lo que está pasando con el dinero que entra y con lo que sale, si tenemos un crédito de cómo lo estamos manejando porque es la única manera en que uno va a aprender sobre el dinero y el crédito”, destacó.

Llevar un registro
de ingresos y gastos

“El ejemplo que digo cuando doy las presentaciones es que de si yo vivo en el segundo piso (de una unidad habitacional), para llegar del primero tengo que pasar al siguiente escalón.

 Como adulto lo que uno tiene que hacer es llevar un registro de control sobre lo que entra y lo que sale”.

“Estamos muy desconectados con el dinero en nuestras comunidades. ¿por qué? porque tenemos herramientas de mucha conveniencia, como es la tarjeta de crédito” (llamado también dinero de plástico); “hoy mismo puedes tocar el teléfono y mandarle dinero a quien sea, es muy fácil y está muy bien porque lo usamos como conveniencia, pero si no llevamos el control o un registro no nos estamos conectando (con el dinero)”.

La recomendación final

“Al recibir el dinero, pagarse uno primero y luego gastar lo que se tenga que gastar. Esas son las conexiones que yo intento hacer con la comunidad cuando imparto los talleres. Quiero que lo miren en lo básico que es recibir el dinero, registrarlo, pagarse primero uno y luego ya después de que se pague uno, gastar lo que tengan que gastar”.

Ricardo Ruffo afirmó “Yo creo que uno tiene que invertir en uno mismo”. Foto-Cortesía.

.