Cuando a las personas se les diagnostica inesperadamente enfermedad renal crónica (ERC o Chronic Kidney Disease, CKD, por sus siglas en inglés)), sus vidas pueden verse patas arriba.

La ERC, que es la pérdida gradual de la función renal, afecta a las Américas a un ritmo más rápido que cualquier otra enfermedad no contagiosa.

Cuando se diagnostica a tiempo, la enfermedad renal a menudo se puede tratar para que no empeore hasta convertirse en insuficiencia renal.

Sin embargo, sin síntomas en las primeras etapas, la ERC a menudo no se diagnostica hasta las últimas etapas.

Para sobrevivir con insuficiencia renal, las personas deben recibir un trasplante de riñón o comenzar la diálisis, lo que implica que una máquina filtre su sangre de manera regular.

La espera para un trasplante puede ser de 3 a 5 años o más, y 13 estadounidenses mueren todos los días esperando salir de la lista de espera para un trasplante de riñón.

Inequidad en el cuidado de los riñones

  • Las personas de todas las razas y etnias tienen la misma probabilidad de desarrollar enfermedad renal; sin embargo, las personas de color tienen más probabilidades de llegar a la insuficiencia renal.
  • Los afroamericanos representan solo el 13 % de la población de los EE. UU., pero representan el 35 % de los estadounidenses con insuficiencia renal.
  • > Las personas hispanas/latinas tienen 1,5 veces más probabilidades de desarrollar insuficiencia renal que los estadounidenses blancos.
  • > Los estadounidenses de origen asiático tienen 1,3 veces más probabilidades de sufrir insuficiencia renal.
  • El riesgo de insuficiencia renal en estas comunidades se debe en parte a las altas tasas de diabetes y presión arterial alta, así como a la falta de acceso a atención preventiva oportuna.
  • Múltiples factores sociales y comunitarios contribuyen a la inequidad en la atención de la salud, específicamente en la atención de los riñones, incluidos los prejuicios raciales sistémicos, las barreras del idioma, la falta de comprensión cultural y el lugar donde vive la gente.
  •  Las personas en regiones donde hay escasez de recursos de atención médica también pueden experimentar mayores instancias de insuficiencia renal.
  • Se estima que el 22% de las personas vivas con insuficiencia renal viven en áreas rurales.
  • Las personas con riñón en etapa avanzada que viven a más de 100 millas de distancia de un centro de diálisis tienen más probabilidades de morir que las personas que viven más cerca.

Abordar racismo estructural

 “Para mejorar realmente los resultados de salud renal para todos los estadounidenses, independientemente de su raza, etnia o lugar de residencia, debemos abordar el sesgo implícito y el racismo estructural dentro de nuestro sistema de atención médica, así como los factores socioeconómicos que afectan directamente los resultados de salud renal”. , dijo LaVarne Burton, presidente y director ejecutivo de American Kidney Fund.

Pero el hecho es que, de acuerdo con los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de los Riñones:

. 37 milones de Americanos adultos padecen de CKD, y más millones de personas se encuentran un alto riesgo de incrementarlo;

. La detección temprana puede ayudar a prevenir el progreso de la enfermedad renal que lleva a la falla de los riñones;

. De hecho, las enfermedades cardiacas son la causa primaria de las personas que padecen CKD.

Mejorando el cuidado renal para todos

La mayoría de las personas con enfermedad renal no saben que la tienen porque no presentan ningún síntoma hasta que sus riñones están gravemente dañados. La única manera de saber qué tan bien están funcionando sus riñones es haciéndose análisis simples de sangre y orina, que un médico puede ordenar en su examen físico normal. Las pruebas son especialmente importantes si tiene diabetes o presión arterial alta.

Enfermedad renal crónica y COVID-19

La enfermedad renal crónica incluye afecciones que dañan los riñones y reducen su capacidad para mantenerlo saludable al filtrar los desechos de la sangre. Si la enfermedad renal empeora, los desechos pueden acumularse en niveles altos en la sangre y hacer que se sienta enfermo. Puede desarrollar complicaciones como:

Las complicaciones comunes

•  Alta presión sanguínea

• anemia (recuento sanguíneo bajo)

• huesos débiles

• mala salud nutricional

•          daño en el nervio

La enfermedad renal también aumenta el riesgo de tener enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. Estos problemas pueden ocurrir lentamente durante mucho tiempo. La detección y el tratamiento tempranos a menudo pueden evitar que la enfermedad renal crónica empeore. Cuando la enfermedad renal progresa, eventualmente puede conducir a insuficiencia renal, que requiere diálisis o un trasplante de riñón para mantener la vida.