La máquina perfecta que es el cuerpo humano ha quedado una vez más de manifiesto en la medida en que estamos recibiendo el impacto, normalmente tardío aunque esperado de la secuela que nos está dejando el COVID-19, que aún no se ha terminado aunque muchos han buscado ignorarlo o permanecer indiferente ante este traiccionero enemigo.

Es también un hecho incuestionable la increíble conexión que existe entre el cuerpo humano (físico), la mente y el espíritu, no en vano para los griegos -que son los sabios de la edad Antigua- siempre predominó la mente sana, en cuerpo sano el principio primordial de la salud.

Pero…También fallan

Pero, como sabemos, las máquinas por ‘muy perfectas’ que las consideremos, también fallan y cuando entra el factor y la condición humana, que describió a la perfecció el escritor francés André Malraux.

Por ello es especialmente importante, la labor que en el país ha venido desarrollando en sus visitas por el país el Doctor  Vivek Murthy, Cirujano General de los Estados Unidos, impulsando el programa de Binestar mental juvenil, como lo hizo en su reciente visita a la ciudad de Los Angeles.

De hecho, el funcionario médico, como se recuerda, visitó a finales de abril de este año la ciudad de San Diego y en especial el YMCA donde se entrevistó con estudiantes de preparatoria acerca del efecto, que desde su particular punto de vista, ha generado la pandemia.

Plan Nacional de Acción para

Salvaguardar la Salud Mental

Estas visitas tienen, sin embargo, un punto de partida: El llamado de Murthy a un Plan Nacional de Acción para Salvaguardar la Salud Mental de los jóvenes en el país.

Su alerta y labor se inscribe en el propósito del Cirujano General acerca de la Protección Mental que requieren los jóvenes, un fenómeno que se ha exsacerbado por la crisis de salud generado por el coronavirus.

El se ha enfocado fundamentalmente en los jóvenes y es muy válido cuando es uno de los sectores más asediados por la hiperactividad propia de la edad, la depresión y la posibilidad del suicidio que suele rondar en algunas ocasiones por sus mentes.

Pero este fenómeno social y de

salud se extiende a todas las edades

Pero el hecho es que este problema social y de salud se extiende a la población de todas las edades y es especialmente impactante entre los llamados homeless o personas que no tienen un techo en dónde vivir y que suelen ser afectacos por la crisis que les provoca el career de una casa, la adicción y el alcoholismo, y en sí el medio ambiente en que les toca vivir.

No son los únicos, sin embargo.

Todavía están presentes los llamados que han hecho miembros de la Junta de Supervisores del Condado de San Diego ante la insuficiencia de camas o estancias y médicos en hospitales psiquiátricos públicos para ofrecerle la atención que requieren.

En estas reuniones se ha planteado la importancia de sumar esfuerzos y trabajar para poder ofrecer un sólido sistema de atención de salud a las personas que enfrentan crisis en su conducta, lo que tiene un serio efecto en lo familiar y en lo social, convirtiénse, sobre todo, en un problema de salud pública.

Un dato significativo es que entre 2017 y 2018, más de 80 mil residentes del condado de San Diego recibieron servicios psicológicos, por diversas causas, y con la pandemia de COVID-19, dicha demanda se ha acrecentado.

Otro dato inquietante en el tema de la salud mental es que de acuerdco con la Asociación de Salud Mental de Estados Unidos, en 2019, justo antes de que se conociera el brote de la pandemia, 19.8% de los adultos (alrededor de 50 millones de estadunidenses) experiementaron algún tipo de enfermedad mental.

Y mientras muchos adultos han reportado tener pensamientos suicidas, el número de quienes lo han llevado a cabo también ha crecido.

Asimismo, los propios datos de la asociación revelan que alrededoir de 2.5 millones de jóvenes en Estados Unidos padecen depresión severa.

Pero si a ello se le agrega, que conforme a la fuente mencionada, alrededor de la mitad de los adultos que enfrentan a una enfermedad mental no reciben un tratamiento; es decir, que son cerca de 27 millones lo que estarían al margen de esta necesaria atención médica. Sí, la integración de cuerpo sano, en mente y espíritu sano son necesarias para una adecuada salud del ser humano y por ello se requiere que el tema de la salud mental se convierte en una absoluta prioridad y no solo a nivel declarativo o simplemente  de intención.

Fuente de información:

https://mhanational.org/issues/state-mental-health-america