El riesgo de que caigamos en el ciclo conocido como estanflación (estancamiento económico con alza de precios e incremento del desempleo) aumenta en medio de una fuerte desaceleración del crecimiento económico.

La anterior consideración la hizo el economista internacional Alejandro Díaz Bautista, quien indicó que “la guerra en Ucrania conduce a una mayor inflación y condiciones económicas y financieras más estrictas en 2022”.

Anticipó que como resultado de los daños causados por la pandemia del covid-19 y la guerra, el nivel de ingreso per cápita en las economías en desarrollo este año 2022 estará casi un 5 por ciento por debajo de su tendencia previa a la pandemia del desempleo)

Y precisó que estanflación es un concepto económico que implica la aceleración de la inflación coexistiendo con tasas de desempleo moderadas o altas.

Subrayó el Doctor en Economía e Investigador del Colegio de la Frontera Norte que la invasión por Rusia a Ucrania ha acentuado el daño causado por la pandemia de COVID-19 y “magnificado la desaceleración de la economía mundial”.

“Crecimiento económico débil”

Basado en el informe más reciente divulgado por el Banco Mundial sobre “Perspectivas Económicas Mundiales”, señaló que la economía en el planeta “está entrando en lo que podría convertirse en un período prolongado de crecimiento económico débil e inflación elevada”.

“Esto aumenta el riesgo de estanflación económica”, advirtió, “con consecuencias potencialmente dañinas para las economías de medianos y bajos ingresos por igual”.

Entrando al terreno frío de los números pronosticó Diaz Bautista en el mismo sentido: “Se espera que el crecimiento mundial caiga del 5.7 % en 2021 al 2.9 % en 2022, significativamente más bajo que el 4.1 % previsto en enero de 2022”.

Y no solo ese daño sino que se podría esperar, de acuerdo con el promóstico del estudioso que “se mantenga a ese ritmo durante 2023-2024, ya que la guerra en Ucrania interrumpe la actividad económica, la inversión y el comercio a corto plazo”.

Agregó que como resultado de los daños causados por la pandemia del covid-19 y la guerra, el nivel de ingreso per cápita en las economías en desarrollo este año 2022 estará casi un 5 por ciento por debajo de su tendencia previa a la pandemia.

Los factores:

Y luego pasó a enumerar los factores que más han influido en el debilitamiento e incertidumbre en que actualmente se encuentra la economía internacional:

“La guerra en Ucrania, los bloqueos en China, las interrupciones en la cadena de suministro y el riesgo de estanflación”, dijo, “están afectando el crecimiento económico”.

Lo que podría ser aún más serio en el pronóstico del Doctor Díaz Bautista es que “para muchos países, será difícil evitar la recesión económica. Los mercados miran hacia adelante, por lo que es urgente incentivar la producción y evitar restricciones comerciales”.

“Se necesitan cambios
de política” (económica)

Se necesitan cambios en la política fiscal, monetaria, climática y de deuda para contrarrestar la mala asignación de capital y la desigualdad en las economías del mundo, recomendó.

Recordó asimismo que la recuperación de la estanflación de la década de 1970 requirió fuertes aumentos en las tasas de interés en las principales economías avanzadas, lo que desempeñó un papel destacado en el desencadenamiento de una serie de crisis financieras en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

En contraparte, destacó, la comunicación clara de las decisiones de política monetaria, el aprovechamiento de marcos de política monetaria creíbles y la protección de la independencia del banco central pueden anclar de manera efectiva las expectativas de inflación y reducir la cantidad de políticas restrictivas necesarias para lograr los efectos deseados sobre la inflación y la actividad económica.

El Doctor en Economía, Alejandro Diaz Bautista, durante la celebración del Día del Padre. Foto-Cortesía: Cuenta de Facebook del investigador.