TIJUANA.- En una ciudad asolada y ‘fantasma’ se convirtió este fin de semana Tijuana, tras el incendio provocado  a más de una decena camiones vehículos -en su mayor parte del transporte público-  y algunas de tiendas de conveniencia, en una noche de terror para la población y desconcierto para el gobierno.

Los rumores, versiones contradictorias y confusas comenzaron a publicarse, de inmediato, la tarde y noche del viernes 12 de agosto por los internautas en las llamadas redes sociales sobre estos incidentes que ocurren en la ciudad fronteriza de Tijuana, considerada la más grande del mundo.

Los primeros comunicados

Alrededor de las 6 de la tarde del viernes, sin embargo, comenzaron a recibirse los primeros comunicados oficiales:

“El Consulado General de los Estados Unidos en Tijuana está al tanto de los informes de multiples incendio de vehículos, bloqueos de carreteras y fuerte actividad policial en Tijuana, Mexicali, Rosarito, Ensenada y Tecate”, informó la sede diplomática en la vecina ciudad.

Al tiempo que advirtió: “Se ha instruido a los empleados del gobierno de Estados Unidos que se refugien en el lugar hasta nuevo aviso”.

“Ya hay detenidos”

A las 8.10 p.m. la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Avila Olmeda escribió lo siguiente en torno a los hechos en su cuenta de twitter: “Condeno los hechos violentos que se presentaron esta tarde en nuestro estado. En este momento me encuentro reunida con la Mesa de Seguridad. Ya hay detenidos responsables de los hechos acontecidos. Es importante mantener la calma, los mantendremos informados”.

El mensaje que causó controversia entre los internautas fue el mensaje atribuido a la alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero Ramírez: “No vamos a permitir que un solo ciudadano tijuanense pague las consecuencias de quienes no pagaron sus facturas pedimos al crimen organizado que cobre las facturas a quienes no les pagaron lo que les deben”.

La reacción en las redes sociales no se hizo esperar y la asociación de esta declaración con los llamados cobros de piso y extorsiones que suelen sufrir muchos comerciantes en el país azteca por parte de delincuentes.

“Normalizando el cobro de piso”

Incluso, entre las opiniones vertidas ante la opinión pública destacó la de la politóloga y escritora Denise Dresser, quien reprobó las declaraciones de “la alcaldesa morenista de Tijuana normalizando el cobro de piso y confirmando la conformación del narco estado en México. Así de claro, así de espeluznante”.

Vale hacer mención que estos incidentes apuntan hacia una acción orquestada por grupos que buscarían mandar un mensaje de poder a las autoridades gubernamentales, pues los incidentes que costaron la vida de personas en Ciudad Juárez, Chihuahua y que se replicaron con quema de vehículos en Jalisco, Guanajuato, Michoacán y el viernes en Baja California, ocurrieron en la misma semana, con solo horas de diferencia entre ellos.

Inició en Ciudad Juárez

Sin embargo el ataque más violento ocurrió el jueves 11 de agosto en Ciudad Juárez, Chihuahua, que costó la vida a 11 personas, hubo balaceras, se arrojaron bombas Molotov e incendio de negocios.

Se indica que los hechos detonaron en un centro penitenciario de esa ciudad fronteriza, tras el conato registrado al interior del penal y que terminaría en saldo de la muerte de tres internos.

Dañar al gobierno

Una declaración interesante y significativa fue la que hizo a la Revista Proceso, Epigmenio Ibarra, conocido director cinematográfico y simpatizante del gobierno que encabeza el presidente mexicano Manuel Andrés López Obrador.

Sobre estos hechos consideró que tienen como propósito dañar al gobierno del primer Ejecutivo y fundador del Movimiento de Renovación Nacional, como parte de un acuerdo político que habría tenido ‘el narco’ y los grupos conservadores.

Vale mencionar finalmente que la mañana de ayer sábado 13 de agosto arribó por la vía aérea un nutrido grupo de elementos de la Guardia Nacional enviados por la Secretaría de la Defensa Nacional para ofrecer protección a las comunidades de Baja California.