SAN DIEGO.- La conexión entre los miembros de la comunidad Latina en Estados Unidos brilla especialmente durante la celebración de El Mes de la Herencia Hispana, que comprende del 15 de septiembre al 15 de octubre.

Y ese brillo lo hace prevalecer de manera notable Bianca Elisa Arellano, quien se graduó en la Generación 2011-2015 de San Diego City College y en donde actualmente trabaja como Técnica de  Servicios Estudiantiles para los Programas de Equidad.

Desde esa plataforma, Bianca Elisa, una candidata a Doctorado- apoya a otros estudiantes para que alcancen el éxito que ella han representado el programa Puente, sobre el que ha dicho, le enseñó los valores de la autodefensa, identidad y cultura y ahora como supervisora de los programas Student Succes Center y el de Hermanos Unidos-Brother United (HUBU).

“Desmitificando los Estereotipos”

Y fue precisamente  los programas Puente los que en conjunto con HUBU y Worlds Culture Programa de San Diego City College, y Bianca Elisa Arellano, los que hicieron posible que la cultura de los Lowriders llegara a las instalaciones del colegio, bajo el sugerente título de “Lowriders: Desmytifying the Sterotypes” (Lowriders: Desmitificando los Estereotipos”.

Eran las 11 a.m. del jueves 29 de septiembre y apenas iniciaba la exposición de Marcos Arellano, conocido popularmente como “Mr. Rabbit” (Señor Conejo), presidente de Impalas Car Club de South Bay, además de contar con la presencia de distinguidos miembros de los Lowrider United Coalition (Coalición de Lowrider United) y el auditorio se encotraba ya lleno, rebosante en su totalidad, con decenas de estudiantes que tuvieron que escuchar de pie o sentados.

Vale hacer mención, en este sentido, que el escenario de la exposición había sido originalmente programado en el Salón de Lectura MS-140, que suele ser usados para eventos mayores, y tuvo que ser trasladado al auditorio contiguo.

“Tocando el asfalto”

Marcos Arellano charló ante los estudiantes y asistentes a la exposición, recordando la nostalgia y la pasión que para ellos ha representado el fenómeno ‘Lowriders’, que tuvo sus inicios en San Diego desde la década de los 60.

Dijo que su antiguo carro Imapala convertible, que todavía conserva con gran orgullo, era tan bajo que “no creo que pudieras deslizar un centavo por ahí”, (pues) “estaba literalmente tocando el asfalto”.

Subió ocho veces su precio original

Ante más de un centenar de estudiantes, narró como hace alrededor de dos décadas que adquirió su amado vehículo en $17,000 dólares. Hoy, su valor estimado es de $140,000; es decir, ocho veces más que el precio original.

De manera amena y capturando siempre la simpatía, el agrado y el interés del público que lo escuchaba, Marcos record, sin embargo, que de entonces a la fecha hizo cambios importantes en el vehículo como son el sistema hidraúlico, llantas, rines cromados, reparaciones de motor, pintura y todo el mantenimiento que se requiere para la óptima conservación de la unidad.

“Tiene que tener pasión”

A pregunta específica, “Mr. Rabitt” Arellano afirmó: “Cualquiera puede ser un lowrider y puede empezar a cualquier edad, pero tiene que tener pasión para esto”.

La cultura y la historia de de los Lowriders en San Diego y California (incluidos las diferencias que han tenido con los gobiernos de las ciudades del estado) llegó al escenario académico de San Diego City College y conectó con centenares de alumnos, que luego tomarían ‘selfies’ ydisfrutarían de la exhibición de los simpáticos vehículos en un estacionamiento del colegio.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.