SAN DIEGO.- San Diego es la octava ciudad más grande de Estados Unidos pero el suministro de agua para su población depende un 85% del abastecimiento del Río Colorado y del Delta al norte de California.

El costo de trasladar líquido para abastecer a más de 1.3 millones de habitantes de la ciudad se ha triplicado en la última década.

Por ello, en la localidad se ha puesto en marcha el proyecto Pure Water San Diego para garantizar el abasto y disminuir gastos.

“Nuestros científicos predicen que para el 2040 perderemos alrededor del 10% de nuestro suministro debido al aumento de temperaturas, tendremos nuestras sequías, tendremos nuestros periodos de lluvias, pero en promedio perderemos esa cantidad de nuestro suministro, 6 a 9 millones de acre-pies de agua y por eso el liderazgo y visión de San Diego es tan importante, la ciudad y sus residentes han invertido para el futuro por más de una década”, declaró Wade Crowfoot, secretario de la Agencia de Recursos Naturales de California

Con este plan se busca garantizar el abasto de agua. Foto cortesía

Por la instalación de tuberías que conforman el proyecto fueron suspendidas las actividades acuáticas en la zona de Miramar y se reanudarán hasta principios del 2023.

La obra de una milla en el embalse de Miramar forma parte de la primera fase de construcción que terminará en los primeros días del siguiente año.

La segunda etapa comenzará a mediados de 2023 para construir un oleoducto.  

“Para el 2035 se anticipa que Clear Water San Diego provea la mitad del suministro de agua y cortar la cantidad de agua que se envía al océano, lo reitero y eso se llama un ganar ganar”, recalcó Todd Gloria, alcalde de San Diego.

Una vez concluido, Pure Water San Diego  proporcionará casi la mitad del suministro local de agua para el año 2035. 

North City Water Reclamation Plant es el pilar de la infraestructura donde se instalará tecnología de purificación para el agua reciclada y producir líquido potable seguro y de alta calidad.

REGULACIÓN DE AGUA

Mientras el proyecto avanza, la ciudad de San Diego sigue implementando restricciones en el consumo de agua entre la población al estar vigente una orden estatal emitida por el gobernador de California, Gavin Newsom.

Por ejemplo, actualmente está prohibido el lavado de vehículos en las afueras de las casas habitacionales pero si está permitida la operación de los denominados car wash particulares.

Las limitaciones forman parte de una regulación de emergencia estatal que estará vigente hasta mediados del 2023.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.