El Concejo Municipal de Chula Vista aprobó una nueva política a principios de este mes que sirve como guía para todos los procesos de administración de datos y protección de la privacidad del departamento de la ciudad, así como el uso de tecnología en las operaciones y servicios de la Ciudad.

La política surge en respuesta al rechazo público después de una investigación del San Diego Union-Tribune que reveló que el Departamento de Policía de Chula Vista ha permitido que otras agencias policiales accedan a los datos que ha recopilado de los lectores de matrículas. Esto se debió a la asociación no declarada de la ciudad con la empresa Vigilant Solutions.

Según el Union-Tribune, la asociación comenzó en 2017 después de que el CVPD comprara equipos de vigilancia por un valor de $79,000 y una suscripción anual de $10,000 a la red de informes de archivo de las fuerzas del orden público de la compañía, o base de datos LEARN.

La política aprobada por el Concejo Municipal tiene como objetivo aumentar la conciencia y la transparencia del equipo de vigilancia para que los residentes puedan comprender mejor cómo la ciudad protege sus datos y establecer una comisión centrada en la privacidad e innovación tecnológica para ayudar a guiar la implementación.

Según la política, se facilitarán debates entre los residentes y la ciudad para ayudar a comprender mejor los servicios de recopilación, uso y gestión de datos, recopilar información y desarrollar medidas para proteger contra el uso ilícito de los sistemas tecnológicos de la ciudad y los datos relacionados.

La ciudad contrató a la firma de relaciones públicas Maddaffer Enterprises el 18 de enero para apoyar al Grupo de Trabajo de Tecnología y Privacidad en el desarrollo de la política.

En abril de 2022, la administradora de la ciudad de Chula Vista, Maria Kachadoorian, nombró a 12 personas para el Grupo de Trabajo Asesor de Privacidad y Tecnología de Chula Vista (Grupo de Trabajo), incluidos residentes con experiencia en tecnología, educación, aplicación de la ley, pequeñas empresas y derechos civiles. Ellos crearon el marco para la política.

Durante la reunión del consejo municipal del 8 de noviembre, los miembros del grupo de trabajo y los residentes instaron a la ciudad a contratar a un director de privacidad. En cambio, Chula Vista tendrá una función de asesor que podría ser realizada por “uno o más miembros del personal de la Ciudad o consultores con experiencia en privacidad y tecnología”.

Kachadoorian aprobó la mayoría de los elementos de la política, excepto la contratación de un director de privacidad debido a consideraciones presupuestarias.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.