Las personas con trastornos de alimentación no eligieron tenerlos..: Foto-Crédito: iStock.

Las personas con trastornos de alimentación no eligieron tenerlos. Especialistas del National Institute of Mental Health refieren que “estos trastornos pueden afectar la salud física y mental de quien los padece y, en algunos casos, hasta pueden poner en peligro la vida. Sin embargo, con tratamiento, las personas pueden recuperarse por completo de estos trastornos”.

Explican que “los trastornos de la alimentación, también llamados trastornos de la conducta alimentaria, son enfermedades médicas graves con una influencia biológica que se caracterizan por alteraciones graves de las conductas alimentarias. Aunque hay ocasiones en que muchas personas se pueden preocupar por su salud, peso o apariencia, algunas se fijan excesivamente o se obsesionan con la pérdida de peso, el peso o la forma corporal y el control de los alimentos que consumen. Estos pueden ser signos de un trastorno alimentario”.

La población más expuesta

Por otra parte, Cristina Pasos, psicologa clínica de CETYS Universidad, explica que “la adolescencia y la adultez temprana son las etapas de mayor vulnerabilidad para el desarrollo de estas afecciones, aunque pueden afectar a personas de todas las edades. Detectar a tiempo el inicio de un trastorno de la conducta alimentaria puede prevenir su desarrollo y sus consecuencias”.

La mayoría de quienes padecen estos trastornos, dijo, “se caracteriza por otorgar demasiada importancia al peso, a la forma del cuerpo y a los alimentos que se consume”, situación que va acompañada de conductas alimentarias peligrosas “que pueden afectar significativamente la capacidad del organismo para obtener una nutrición adecuada, ser la causa de otras enfermedades y dañar órganos como el corazón, el sistema digestivo, los huesos, los dientes y la boca”.

La causa exacta de los trastornos de la alimentación no se comprende completamente, pero las investigaciones sugieren que una combinación de factores genéticos, biológicos, conductuales, psicológicos y sociales puede aumentar el riesgo de tener este tipo de trastorno.

“Una duda que surge con frecuencia es qué hacer si quien padece un trastorno alimentario no quiere recibir ayuda. La falta de aceptación de su enfermedad podría provocar la negación a recibir apoyo, pero aun así quienes le rodean pueden avanzar en el camino de la recuperación, preparándose para brindarle el apoyo en su decisión de cambio”, afirmó la especialista.

Los más frecuentes

Los trastornos de la alimentación más frecuentes, según el National Institute of Mental Health, incluyen la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón y el trastorno por evitación y restricción de la ingesta de alimentos.

“La anorexia nerviosa es una afección en la que las personas evitan comer, restringen los alimentos severamente o solo comen cantidades muy pequeñas de ciertos alimentos. Hay dos sub tipos: la restrictiva y la de atracón-purgativa”.

“Las personas con bulimia nerviosa tienen episodios recurrentes en los que consumen cantidades inusualmente grandes de comida”.

“El trastorno por atracón es una afección en la que las personas pierden el control sobre lo que comen y tienen episodios recurrentes de ingerir cantidades inusualmente grandes de alimentos”.

Los planes de tratamiento para los trastornos de la alimentación incluyen psicoterapia, atención y controles médicos, asesoramiento nutricional, medicamentos o una combinación de estos enfoques.

Ellatinoonline.com

RECUADRO 1

Principales tipos de trastornos alimentarios

  • Restrictivos: En ellos se priva o limita la ingesta de alimentos. (Anorexia)
  • Purgativos: Consisten en una serie de conductas que buscan compensar la comida consumida. (Bulimia)
  • Compulsivos: Se caracterizan por comer, en poco tiempo, cantidades más grandes de comida de las que regularmente se comen. (Atracón)

RECUADRO 2

Conductas de riesgo

  • Cambio en hábitos alimentarios
  • Negar que tenga hambre o que sienta el antojo.
  • Ocultar la pérdida de peso negándola o usando ropa holgada.
  • Interesarse más por cantidades o calorías de los alimentos
  • Insistir en que necesitan comer menos o en porciones pequeñas
  • Comer lentamente o en bocados pequeños
  • Evitar comer acompañados excusando que ya han comido
  • Ritualizar otras conductas como el orden y la limpieza excesivos
  • Comenzar a aislarse de la familia, amigos o no querer salir
  • Intensificar los hábitos de ejercicio o seguir rutinas muy estrictas

¡No se quede fuera!

Manténgase informado; reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.