Los crisantemos de México están prohibidos a través de los puertos de entrada de pasajeros, por lo que los viajeros no pueden ingresar arreglos con estas flores al país. Foto: Archivo CBP

SAN DIEGO – El Día de la Madre es uno de los más activos del año para la importación de flores que pueden acarrear plagas y enfermedades que amenazan la agricultura y el medio ambiente del país, ciertas flores, vegetación, plantas en macetas y tierra están prohibidas para evitar la introducción de enfermedades de las plantas, insectos invasores y nematodos parásitos, por lo que especialistas en agricultura de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza  enfatizan en las restricciones sobre ciertos productos importados de México.

Mediante un comunicado, CBP refirió que se está tratando de evitar que hongos, como la “Roya blanca del crisantemo”, ingresen al país, ya que esta enfermedad podría poner en peligro a los cultivadores de flores.

“Por su destructividad, las enfermedades y plagas invasoras de las plantas reducen la calidad de las plantas ornamentales y los cultivos, y cuestan millones en esfuerzos de erradicación y restricciones al comercio de exportación”, refiere.

“Los crisantemos de México están prohibidos a través de los puertos de entrada de pasajeros, por lo que los viajeros no pueden ingresar arreglos con estas flores al país”.

“Nuestros especialistas en agricultura de CBP están inspeccionando cuidadosamente las flores cortadas y otro material vegetal para asegurarse de que estén libres de plagas y proteger la industria agrícola de los EEUU, que es crucial para garantizar la vitalidad económica”, dijo Mariza Marin, Directora del Puerto de Entrada de San Ysidro.

“Para evitar demoras o multas, alentamos a los viajeros a declarar todas las flores que ingresan a los EEUU”.

La recomendación de CBP para los viajeros que deseen importar flores, materiales vegetales y otros artículos agrícolas es que consulten la sección del Centro de información en el sitio web de CBP antes de viajar.

“Los viajeros siempre deben declarar todos los artículos que hayan adquirido en el extranjero a los oficiales de CBP para evitar sanciones civiles o penales y reducir el riesgo de introducir plagas y enfermedades en el ecosistema de EE. UU.”, enfatizan