Horacio Rentaría

horacio.renteria@ellatino.net

SAN YSIDRO.- Los programas educativos Even Start Family Literacy y C.B.E.T., que promueve la enseñanza del inglés y el aprendizaje interactivo entre madres de familia y sus hijos, se encuentra a punto de desaparecer, debido a que no se han confirmado los fondos para su continuación.

Alberto Ochoa, Valuador del Programa, consideró lamentable que se recorte a un programa considerado como ejemplar, mientras el superintendente del Distrito Escolar de San Ysidro, Manuel H. Paul, dijo que la decisión –de continuar o recortar definitivamente este programa, está ahora en manos del gobierno del estado de California.

Ochoa, un investigador y profesor retirado para la Universidad Estatal de San Diego (SDSU), recordó que ningún Distrito Escolar ha recibido el dinero debido a que los legisladores no han aprobado el paquete propuesto por el gobernador Jerry Brown, quien ha propuesto recortes en varios programas educativos como el referido.

Al preguntarle cuáles son las alternativas frente a las necesidades de los distritos escolares de dar continuidad a los programas, recordí que se ha planteado un impuesto de un cuarto de centavo sobre lo recaudado por las licencias de manejo y el impuesto sobre las ventas.

Aquí dijo lo que prevalece son las diferencias ideológicas y programáticas entre los partidos Demócrata y Republicano en la Asamblea y el Senado Estatal, pero recordó que mientras los primeros consideran que el estado sólo se desarrollará mediante el aumento de impuestos, los republicanos se oponen a aumentos fiscales.

De acuerdo con el gobernador Brown, dijo Alberto Ochoa, está su postura de que “no se siga prestando (o hipotecando) el futuro” y que se realicen las reformas adecuadas que permitan alcanzar un balance o equilibrio en el presupuesto estatal.

Recordó en este sentido el entrevistado que desde el 15 de junio pasado los legisladores de California no gozan de su pago de sueldo, lo que está condicionado a que se apruebe un presupuesto estatal equilibrado para el estado, mismo que actualmente significa un déficit o pasivo por alrededor de 20 billones de dólares.

Por su parte el superintendente del Distrito Escolar de San Ysidro, Manuel H. Paul, indicó que respaldan plenamente a los dos programas educativos en riesgo de que sean recortados por la crisis presupuestal del estado, y reconoció que el dinero que se destina a los alumnos que forman parte del ciclo educativo regular representan una prioridad, aún sobre programas ejemplares como el mencionado.

Una vocera para la superintendencia del Distrito Escolar precisó que los programas se encuentran en “revisión” por parte del Departamento de Instrucción Pública de California, “y aunque son programas que han tenido mucho éxito y que nos gustaría mucho que continuaran, esta decisión escapa a nuestro control”, dijo.