Se presenta como un dolor extremo en la parte inferior del pie que no solo puede afectar a quienes practican deportes, sino también a quienes experimentan un aumento de peso o pasan mucho tiempo sentado o en posición erguida. Si no se trata, puede convertirse en crónica.

La inflamación e hinchazón del tejido de la planta del pie puede volverse crónica si no se toman medidas para aliviarla, conduciendo a problemas de pie, rodilla, cadera y espalda debido a cambios en la forma de caminar, de acuerdo al doctor Benedict Di Giovanni, de la Universidad de Rochester (EE.UU.).

Según los expertos de Sanitas-Real Madrid, la fascitis plantar, que afecta el tejido tendinoso que sujeta el pie, “es la lesiónmás frecuente en los deportistas que realizan un esfuerzo continuado y movimientos muy repetitivos con los pies, como los atletas o los futbolistas.

Aunque también puede provocarla el aumento de peso o pasar mucho tiempo sentado o de pie, según la Asociación Ortopédica del Pie y el Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés), que explica que la primera señal de este problema es el dolor de talan cuando se sale de la cama.

Cuando realiza cualquier actividad deportiva lo primero que nota es un dolor en los pies?. Mientras camina siente que sus plantas están hipersensibles e hinchadas, o siente en esa zona diversos grados de calor, enrojecimiento o tensión?.

Son los principales síntomas de la denominada fascitis plantar, una alteración de la ‘fascia plantar’: la zona de la planta del pie cuya función consiste en proveer estabilidad y capacidad de absorción de impactos al arco longitudinal del pie.

La fascitis plantar consiste en la inflamación de la membrana (aponeurosis) que recubre la musculatura de la planta del pie y de la zona que se inserta en el talón, provocada por las tracciones en cada impacto y en los movimientos de propulsión del pie.

De acuerdo a estos expertos en medicina deportiva, la actividad a la que los deportistas someten a sus talones, especialmente cuando se corre en terrenos o superficies duras, provocan una continua percusión en la planta de los pies, que producen micro traumatismos que, a su vez, son los responsables de una posible inflamación del talón y su consecuente generación de dolor.

ALGUNAS CAUSAS

En algunos casos el dolor crónico del talóntambién puede estar producido por el denominado espolóncalcáneo, un pico en la parte inferior del talón que se observa en una radiografía.

Según la revista digital Médicos y Pacientes, de la Organización Médica Colegial (OMC) de España, las principales causas de esta lesión son la sobrecarga, originada por el uso excesivo de la articulación o la repetición de una técnica deportiva desarrollada de forma errónea, el cambio de calzado o alguna malformación.

Para prevenir la fascitis plantar, desde la OMC recomiendan realizar los ejercicios de calentamiento y estiramiento previos al ejercicio físico, y realizar antes de cada entrenamiento una carrera suave de 5 o 10 minutos.

Después de ejercitarse o entrenar, además de realizar los estiramientos generales, la OMC aconseja realizar unos específicos de la planta del pie para disminuir la probabilidad de lesiones en la fascia del pie y las estructuras musculo tendinosas.

La elección de la zapatilla adecuada es imprescindible. La zapatilla debe ser confortable, con un tamaño adecuado al pie ya que los pies pueden no ser simétricos. El deportista deberá probarse cada par nuevo de zapatillas aunque sean del mismo modelo que suela utilizar, aconseja Médicos y Pacientes.

Las fascitis plantar no afecta solo a los atletas o deportistas profesionales, sino que es cada vez más frecuente entre la población general debido a la tendencia a la vida sedentaria o asociada a determinadas actividades laborales o profesionales, como el comercio o la conducción de vehículos.

COMO EVITAR LA

CRONIFICACION

Para tratar la fascitis plantar, el profesor de al UR aconseja el reposo hasta que la inflamación inicial se calme, colocar hielo en el área dolorida durante veinte minutos tres o cuatro veces al día, y realizar ejercicios para estirar el tendón de Aquiles y la fascia plantar.

Los estiramientos deben hacerse antes de salir de la cama en la mañana y antes de dar el primer paso tras un lapso de inactividad, repetirse cuatro o cinco veces al día durante el primer mes, y luego según sea necesario. Además, hay que estirar el tendón de Aquiles dos veces al día, por la mañana y la noche, segúnDiGiovanni.

Otras opciones de tratamiento son los fármacos antiinflamatorios, los respaldos de arco, los zapatos de soporte con suelas que absorban los choques o vendar el pie para dar apoyo al arco.

E F E – REPORTAJES