Nadie quiere pensar en esto, pero no sabes cuánto te ayudará estar preparado para esta difícil situación. Después de mirar a tu alrededor y caer en cuenta de qué ha sucedido (y ojalá que no le haya pasado nada a nadie), es importante tener un plan y saber qué hacer después del accidente.

Prevención

• Mantén siempre tu tarjeta de seguros e información de la compañía en la guantera, incluyendo el nombre de su agente y los teléfonos.

-Idealmente, ten lápiz y papel en la guantera. Esto te permitirá anotar todos los detalles del accidente.

• En estos tiempos, la mayoría de nosotros tenemos un teléfono celular con cámara fotográfica incorporada. Esto es importante para tomar fotos del lugar, la condición de los automóviles y las circunstancias del accidente. Si tu teléfono no tiene cámara, considera mantener siempre una cámara desechable en la guantera.

En el lugar del accidente

• Fíjate en tu condición física, la de tus pasajeros, y la de los ocupantes del otro vehículo involucrado en el accidente.

• Llama a la policía.

• Si es posible, mueve tu vehículo a un lado de la carretera si está bloqueando el tráfico.

• Anota todos los detalles de las personas involucradas: el nombre y dirección de los ocupantes del otro vehículo, su información de seguro, su número de licencia de conducir, el modelo y número de la matrícula del auto, y el nombre y número del policía.

• Asegúrate de que el informe policial sea lo más exacto posible, y de obtener una copia.

Después

• Lee su póliza de seguros para comprender qué cubre y los pasos a seguir.

• Contacta a tu compañía de seguros lo más pronto posible para hacer un reporte. Hazle todas las preguntas necesarias a tu agente para informarte del proceso.

• Muchas compañías tienen una lista de los procedimientos que debes seguir en el lugar del accidente para recibir todos los beneficios lo que es una razón más para mantener siempre la póliza en la guantera.

• La póliza contiene un gran cantidad de información, como límites de cobertura, qué no está cubierto, y beneficios adicionales, como alquiler de auto mientras el suyo se repara, o el costo de la grúa, etc.. No dudes en llamar a tu agente de seguros para que te responda todas tus preguntas.

El proceso de pago

En el mejor de los casos, el accidente no dejó más que daños materiales y mejor aún si no tuviste la culpa del accidente. Pero en cualquier caso, el proceso de pago requiere atención.

El próximo paso es que el ajustador de seguros te visite. Este profesional tomará fotos detalladas de todos los daños que le ocurrieron al vehículo. El ajustador entonces hace un informe con el estimado de los daños, qué tipo de reparaciones necesitará, y cuánto costarán.

Es posible que tu auto sea declarado pérdida total, pero la compañía de seguro te termina pagando un monto inferior a lo que cuesta reemplazar su auto, o peor aún, te da menos de lo que le debes al banco (si el auto es financiado). Para estos casos existe una opción de seguro llamado gap que cubre esa diferencia entre lo que la compañía de seguros te quiere pagar y lo que debes. Habla con su agente para determinar si te conviene este seguro gap. Si lo puedes pagar, obviamente es bueno tenerlo.

Otra posibilidad puede ser que la compañía de seguro te de un estimado basado en la utilización de repuestos genéricos para la reparación. Revisa su póliza de seguros y decida si eso te concierne.

De nuevo, habla con su agente y entiende cuáles son tus opciones. Analiza si vas a estar más tranquilo teniendo seguro gap, un deducible más bajo, o beneficios adicionales.

A veces no nos damos cuenta de lo importante que es tener una buena cobertura hasta que nos pasa algo.

Infórmate, prepárate, y feliz manejo.