La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito confirmó hoy un fallo previo que calificó una ordenanza de la ciudad de Redondo Beach que prohíbe solicitar trabajo en las calles como una “restricción inconstitucional a la libre expresión”.

La decisión 9-2 del tribunal ratifica la decisión de la Corte de Distrito de California en el caso “Comité de Jornaleros de Redondo Beach vs. Redondo Beach” y supone un espaldarazo para estos trabajadores, muchos de ellos inmigrantes.

La Corte de Apelaciones citó “principios bien establecidos de la Primera enmienda” para concluir a favor de la demanda presentada originalmente por el Fondo México Americano de Defensa Legal y Educación (MALDEF, por sus siglas en inglés) en 2004, en representación de los jornaleros.

“La decisión de hoy es un resultado de una lucha en las cortes y en las calles que comenzó a principios de la década de los 90”, afirmó Pablo Alvarado, director Ejecutivo de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON, en inglés) en un comunicado.

“En las dos décadas pasadas, las ordenanzas han estigmatizado a los jornaleros como criminales, ahora ellos son líderes de los derechos civiles”, agregó el activista al afirmar que el logro no es solamente para los jornaleros.

“Es una victoria alcanzada por gente humilde para todos”, añadió.

Según se destacó en el mismo comunicado, se prevé que este pronunciamiento tenga efecto sobre otros litigios similares en el país.

“Las docenas de ordenanzas similares en toda la región cuyo propósito es evitar que los jornaleros hablen en las aceras son ahora más claramente violatorias de la Constitución”, aseguró Thomas Sáenz, presidente y consejero general de MALDEF.

“Cada municipalidad con una ordenanza como esta debe inmediatamente suspender y revocar su ley”, afirmó Sáenz.

EFE