Los hermanos de Jackson, entre ellos La Toya y Jermaine comentaron en entrevistas de prensa que Michael no era adicto a ninguna droga, que el rey del pop era muy feliz pero tenía muchos enemigos poderosos, en su autopsia no se encontró droga alguna más la que el doctor Conrad Murray, acusado del homicidio, prescribió la noche anterior.

El reciente y provocador libro de La Toya Jackson, “Starting Over” menciona que su hermano fué asesinado, que su disquera estaba tratando de matarlo por sus mas de 700,000 mil canciones que hacían millones cada año, aunado a las sospechas en el juicio del cantante y los videos de vigilancia de su casa que fueron eliminados como evidencia en la corte aumentan las irregularidades en el caso .

La Toya menciona que estuvo hablando largas horas con su hermano acerca de que lo querían matar, en su libro menciona que el doctor solo fué blanco del homicidio, y hay más personas involucradas.

Jermanine Jackson, también habla de la vida del artista, al igual de La Toya menciona que jamás fué adicto a ningún fármaco, que permaneció feliz gracias a sus hijos y sus recientes preocupaciones fueron a causa de temores que presentía al llegar a su hogar.

El pasado martes comenzaron las declaraciones en el caso del artista por envenenamiento de substancias.