Hacer cambios “verdes” a la manera en que usted cuida su vehículo va más allá del tipo de combustible que usa, o de mantener los neumáticos con la presión de aire adecuada. Las modificaciones a la forma en que cuida el interior de su coche pudieran equivaler a la diferencia entre los métodos favorables y desfavorables al medioambiente. En numerosas ocasiones, la limpieza y cuidado detallado del interior del vehículo exige el uso de sustancias químicas de gran potencia. Pero en realidad no tiene que ser así.

  1. Controle el desorden. Si se acostumbra a limpiar en cuanto advierte alguna señal de suciedad, no tendrá que depender de sustancias químicas potentes para eliminar las manchas de difícil desaparición.

  2. Sustituya las alfombras de tela por alfombras de goma. Opte por las alfombras de goma reciclada, que sólo habrá que limpiar con la manguera, y no con limpiadores químicos potentes.

  3. Invierta en una aspiradora convencional de calidad, o en una de alta potencia. Limpie regularmente el interior del vehículo para evitar la acumulación de suciedad.

  4. Compre protectores para los asientos. En vez de usar sustancias químicas dañinas para limpiar la tapicería, los protectores desmontables se pueden limpiar en la lavadora usando detergentes favorables al medioambiente.

  5. Use paños para eliminar el polvo. Puede usar paños de limpieza con carga estática para recoger el polvo y la basura acumulada en el tablero de instrumentos. Esto reduce la necesidad de atomizadores para eliminar el polvo.

  6. Sustituya los filtros de aire para el interior del automóvil. La mayoría de los vehículos nuevos cuentan con sistemas de filtración de aire para el interior. Cambie frecuentemente esos filtros para garantizar una mejor calidad del aire circulante en esa área.

  7. Limpieza de los asientos de piel. No es necesario usar productos costosos o con agentes químicos perjudiciales para limpiar el interior del coche. Por ejemplo, en la limpieza de los asientos de piel, use un trapo húmedo en el que haya derramado previamente un poco de limpiador de platos favorable al medioambiente. Limpie las manchas en los asientos. Luego, use un trapo húmedo y limpio para eliminar la humedad y los residuos del jabón, y luego uno seco.