Después de su buen inicio, tal parece que el equipo de fútbol americano: Cargadores de San Diego empiezan a perder no sólo los partidos, sino confianza en si mismos.

Ni los ánimos que les dan sus bellezas porristas han podido rescatar a una nave que parece irse en picada a un irremediable hundimiento.