El baloncesto mexicano y el latinoamericano vivió hoy otra jornada histórica con la presentación oficial del ala-pívot mexicano Gustavo Ayón, como nuevo jugador de los Hornets de Nueva Orleans.

«He visto mi gran sueño cumplido», declaró Ayón en rueda de prensa ofrecida después que el gerente general del equipo, Dell Demps, le hizo entrega de la camiseta de los Hornets.

Precisamente, la buena relación del «Titán» Ayón, como se le conoce al jugador mexicano, con Demps, fue determinante para que fichase con los Hornets, tras dejar el equipo madrileño del Fuenlabrada.

Ayón, de 26 años, reconoció que el seguimiento que le había hecho todo el tiempo Demps de su desarrollo como jugador profesional iba a ser determinante a la hora de decidirse fichar en su llegada a la NBA.

El jugador mexicano declaró que a pesar de que tenía una variedad de oportunidades con otros equipos eligió a los Hornets debido a su buena relación con Demps y con el entrenador del equipo, Monty Williams.

Por su parte, Demps aseguró que la incorporación del «Titán» a su lista de jugadores es algo muy positivo para la nueva reconstrucción de los Hornets y espera poder ayudarlo en su transición como profesional de la NBA.

El pasado verano, Ayón tuvo la oportunidad de pasar unos meses en Nueva Orleans probándose con el equipo. «Cuando fui a Nueva Orleans me sentí muy cómodo en el entorno y me gusta la dirección positiva que tiene la directiva», apuntó.

Ayón la pasada temporada con el Fuenlabrada logró promedios de 10,8 puntos, 6,3 rebotes y 22,6 minutos en 33 partidos que disputó para ser nombrado el Jugador Revelación de la ACB, la liga profesional española.

El nuevo jugador de los Hornets se convierte en el tercer baloncestista mexicano que llega a la NBA después de que lo hiciesen Horacio Llamas, que jugó dos temporadas con los Suns de Phoenix, y Eduardo Nájera, que está con los Bobcats de Charlotte y se encuentra lesionado.

Ayón reconoció que está muy feliz por el momento profesional que vive y que lo único que quiere es jugar y seguir haciendo lo que le gusta; también destacó que le haría ilusión enfrentarse con Nájera, pero eso tendrá que esperar.

Ni el jugador mexicano ni los Hornets dieron a conocer los términos económicos del contrato, pero se sabe que el Baloncesto Fuenlabrada percibirá 1,5 millones de dólares (1,2 millones de euros) por su carta de libertad.

Ayón, tras realizar un repaso a su trayectoria en España y apuntar lo bien que se había sentido, con la afición y con el propio vestuario, declaró que su llegada a los Hornets «es un sueño, una ilusión el haber llegado a Estados Unidos a jugar la NBA».

El jugador mexicano también quiso ofrecer todo el agradecimiento a los directivos del equipo madrileño que le favorecieron en todo momento la salida y eso le demostró que España era su segunda casa después de México y ahora confiaba en tener la misma experiencia positiva en Estados Unidos y más concretamente en Nueva Orleans.