Washington, 10 ene (EFE).- El efecto dominó de la ley antiinmigrante en Arizona fue menor de lo previsto en 2011 y hasta 25 proyectos de ley similares fueron finalmente rechazados en los legislativos estatales, según el informe anual del Consejo Nacional de La Raza (NCLR) hecho público hoy.

La mayor organización en favor de los derechos civiles de los hispanos en EE.UU, sí destaca que la ley SB1070 de Arizona, la primera en el país en criminalizar a los indocumentados, generó no obstante la aprobación de leyes similares en cinco estados más.

A semejanza de Arizona en 2010, se aprobaron proyectos de ley antiinmigrante en los estados de Utah, Indiana, Georgia, Alabama y Carolina del Sur.

En casos como Alabama, la entidad denunció una supuesta «crisis humanitaria», ya que hay familias que dejan el estado y otras a quienes se les niegan servicios básicos como el acceso al agua.

En general, la entidad considera que estas legislaciones se han traducido en «desafíos legales y violaciones de los derechos civiles» de los inmigrantes, pero también en pérdidas económicas y en una mayor desconfianza entre la policía y la comunidad inmigrante.

Estos efectos negativos para los estados han disuadido a otros gobiernos de promover nuevos proyectos de ley similares -considera el Consejo Nacional de la Raza- e incluso han animado a mejorar los derechos para los inmigrantes.

«Muchos estados consideraron y avanzaron en 2011 en nuevas leyes enfocadas en la expansión de oportunidades para los inmigrantes, incluyendo el acceso a la educación superior y a los derechos laborales», ha celebrado el Consejo Nacional de La Raza.

Entre algunos de los estados que se plantearon adoptar legislación restrictiva para los inmigrantes pero finalmente renunciaron por diversos motivos se encuentran Virginia, California o Texas.

Pese a ello, la entidad se propuso mantener su atención en 2012, ya que considera que podrían promoverse nuevas legislaciones que carguen sobre la inmigración ilegal.

En este sentido, el informe advierte que «todavía están en consideración» proyectos de ley inspirados en la SB1070 de Arizona en estados del noreste del país, como Wisconsin, Illinois, Michigan, Ohio y Pensilvania.

Del mismo modo, lamenta que la reforma migratoria quedara estancada en el Congreso estadounidense y considera que conllevó que los propios estados quisieran legislar en este sentido.

Por ello, el Consejo Nacional de la Raza aboga por encontrar una solución a escala federal e insta a que los políticos avancen en una mejor regulación migratoria, en vez de usarla como asunto para la confrontación política.