Denver, 24 ene (EFE).- La mesa directiva de la Universidad de Colorado debatirá próximamente su respaldo a matriculas universitarias reducidas para estudiantes indocumentados, con lo que se revertiría la postura que los regentes tuvieron el año anterior.

En la actualidad, las universidades de Colorado ofrecen dos niveles de aranceles (o colegiatura), uno para residentes en el estado y otro para estudiantes provenientes de otros estados.

El proyecto de ley SB15, de los senadores estatales Michael Johnston y Ángela Girón, ambos demócratas, propone crear un nivel intermedio para estudiantes indocumentados.

En declaraciones este lunes a los medios de la localidad de Boulder, el regente Joe Neguse, demócrata, expresó que presentará en la próxima reunión de regentes a principios de febrero una propuesta de resolución a favor de SB15.

Otro regente, Tillie Bishop, republicano, indicó que, aunque el año anterior se opuso a un proyecto de ley similar, este año modificará su postura porque, aunque no quiere otorgarle a personas indocumentadas beneficios que no reciben estudiantes legalmente en el país, tampoco quiera penalizar a los jóvenes por las acciones de sus padres.

A diferencia de la propuesta legislativa de 2011, el proyecto SB15 permite que las universidades decidan si otorgarán o no descuentos a estudiantes indocumentados que hayan completado por lo menos tres años de sus estudios secundarios en Colorado y que cumplan además con otros requisitos.

Esos descuentos no incluirán ningún tipo de subsidios con fondos públicos ni los alumnos podrán acceder a ayuda financiera estatal. Incluso con esas restricciones, el nivel intermedio de aranceles universitarios es significativamente menor que el que ahora pagan los estudiantes de fuera del estado.

En la actualidad, el precio promedio para estudiar a tiempo completo en la Universidad de Colorado para estudiantes residentes es poco menos de 8.000 dólares al año, contra casi 29.000 dólares anuales para residentes en otros estados. La SB15 propone que los indocumentados paguen unos 9.500 dólares al año.

Según Neguse, los regentes deberían respaldar la iniciativa porque generaría fondos adicionales para universidades públicas y privadas y permitiría que la educación superior sea más accesible para estudiantes graduados de escuelas secundarias en Colorado.

Solamente se votará si existe unanimidad entre los regentes para respaldar ese proyecto de ley.

Con más de 30.000 estudiantes (de ellos, el 6 por ciento son hispanos), la Universidad de Colorado es el mayor sistema de educación superior en este estado. La universidad está gobernada por nueve regentes, incluyendo la Dra. Irene Griego, la única latina del grupo.