“La cultura taurina es tan mexicana como la guitarra, como el caballo, como el propio idioma” comentó Sánchez de Icaza, quien en su conferencia Arte bravo mexicano, instruyó a los jóvenes sobre la historia de éste controversial arte, en lo que menciona ser un recorrido verbal y visual del México contemporáneo.

Llegado de una familia con orígenes Vascos y dedicados a la cultura, como Francisco Icaza(poeta), Ernesto Icaza(pintor), por mencionar algunos y de toreros como Enrique Graneros, fue suficiente para crear la fascinación del pintor Rafael Sánchez de Icaza por la cultura taurina en sus obras. El Latino pudo formar parte de la estancia de Sánchez de Icaza en la región, contándonos sobre su inspiración, sus obras y su trayecto hacía las artes.

El ambiente de Rafael estuvo rodeado de letras y creatividad. «Del lado de mi padre son actores y toreros y de mi madre pintores y poetas» señaló el artista.

Al convivir entre tanto artista familiar, ¿cómo elegiste la pintura como tu pasión en la vida?

  • Por la vocación, la pintura fue especial, en un estado de felicidad. Es una manifestación del espíritu.

¿Cómo le llamas a tu estética?

  • Le llamo surrealismo geométrico. Yo soy un artista en movimiento, un espíritu inquieto, un pepenador de influencias, lo que hago es que todo lo acepto, todo lo recibo, lo selecciono y de ahí lo vuelvo mío, así lo traduzco en mi estilo, en mi estética.

¿Cuál es tu inspiración al tomar un pincel?

  • Mis temas son la cultura taurina, el mundo ecuestre, la vida de las ciudades, los temas post-colombinos y la religión.

¿Qué piensas acerca de la campaña en contra de las corridas de toros?

Se puede estar en contra de lo que se conoce, pero si no lo conoces no puedes oponerte, la cultura taurina se debe estudiar, para tener autoridad y criticar deben conocerlo, si alguien la critica con conocimiento de causa, lo respeto, pero si solo es por moda no tiene fundamento.

¿Cuál es tu obra favorita?

El mejor cuadro no ha llegado.

Rebecca Castrejón

Ellatinoonline.com