Cuellos, estolas, sombreros y guantes se suman a la lista de accesorios que esta temporada llegan cargados de exotismo y con detalles ostentosos y originales. El estampado floral, las calaveras, las tachuelas y los brocados dan poder a los complementos.

El bolso es el complemento imprescindible de la mujer, en él atesora teléfonos, agendas, llaves y un neceser cib labiales y polvos traslucidos para retocar y matizar el maquillaje.

Esta temporada, las modelos son infinitos, inspirados en el mundo oriental, en el estilo punky, en el material escolar y en las bolsos de viajes.

La mayoría de los modelos -maxi carteras, bolsos de mano, “shopping bag” o bandoleras- llegan cargados de exotismo, pieles y detalles barrocos con la intención de aportarles originalidad y riqueza.

Para el día se llevan grandes y regresan los modelos de corte masculino a imagen y semejanza del clásico maletín en cuero de asa que utiliza el caballero para ir a la oficina o bien como la cartera colegial.

Eso sí, es un clásico que se ha renovado a base de atractivas texturas y rotundos broches en oro o bronce y luminosos colores, entre los que sobresale el rojo burdeos, un tono elegante y sobrio a la par que alegre y jovial.

Más delicados, suaves y exquisitos resultan los modelos XL confeccionados con piel de astracán, tendencia a la que se han sumados diseñadores de la talla de Salvatore Ferragamo, Dolce&Gabbana o Diana Von Furstenberg.

La estética preciosista de la China Imperial también está presente esta temporada en los modelos de Gucci y Fendi, que llegan aderezados con motivos florales y brocados.

Por la noche, los modelos cambian y se tornan barrocos o roqueros. Para las más atrevidas están los bolsos de estética “heavy metal” que llegan en cuero negro cargado de tachuelas o calaveras, una estética que ha cautivado a Chanel, Mochino y Valentino.

Para las más clásicas están los modelos de aire bizantino cuajados en oro, y adornados con hermosas perlas y piedras semipreciosas que construyen exquisitos y sofisticados modelos. La delicadeza de este estilo se ve en los modelos de Prada, Dior o Lanvin.

La estilización del zapato

Símbolo de la feminidad y seducción, los zapatos de punta afilada regresan de la mano de Alberta Ferretti, Narciso Rodríguez o Antonio Marras.

El “stiletto” vuelve a pisar el asfalto, pero en esta ocasión lo hace con un toque más fresco y vanguardista gracias a los toques de color o a las pulseras que se anudan al tobillo.

Sí, las nuevas botas son altísimas y muy ornamentadas, bien con bordados, cremalleras, cordones o piedras incrustadas, los botines llegan cortados al tobillo con una cuña de vértigo.

Los zapatos planos, el modelo favorito de las maniquíes, son el calzado más recurrente y cómodo para pasear por la ciudad, además de estar en alza.

Se suman a la lista…

Cuellos, estolas, sombreros y guantes se suman a la lista de accesorios. Haz un hueco a los sombreros y a las boinas, ostentosos, con detalles exóticos y con formas originales, le otorgarán un aire sofisticado y le protegerán del frío.

Los más lujosos se presentan en piel natural, e inspirados en los modelos que se lucen en Siberia. Elena Benarroch. Marc Jacobs y Michael Kors refieren ha creado modelos con piel de lobo y coyote.

En cuanto los cinturones, los más deseados son los de corte clásico y de aspecto unisex, que con su discreción contribuyen a completar el estilismo de manera elegante.

Sinónimo de sensualidad desde que los mostrara Rita Hayworth en la película “Hilda”, los guantes largos arrasan esta temporada y lo hacen en tonos de impacto como el fucsia, el naranja o el morado.

De esa época glamourosa de Hollywood también se rescatan las estolas y los cuellos de piel para hacer frente al frío. Un complemento cálido y suave repleto de sofisticación.

EFE

Ellatinoonline.com