Deja a un lado la manicura clásica de monocapa y apuesta por la fantasía y el arte en las manos, foco de todas las miradas. Ahora se llevan craqueladas, con motivos florales o con estampado animal.

Ciruelas intensos, rojos vivos y dramáticos violetas son los tonos que adquieren protagonismos sobre las uñas. No hay reglas, el dramatismo, el misterio y la opulencia se impone gracias a estos dramáticos colores.

Hoy en día, también existe una tendencia que pone en valor la imaginación e impone en las manos el “nail art”, una manicura divertida y diferente que apuesta por el color y los dibujos, convirtiendo las manos en el centro de todas las miradas.

El maquillador internacional de Dior, Junior Cedeño, propone un esmalte al agua en tonos dorados. “Aplica una base sobre la uña y después, vierte en un vaso de agua tres gotas de diferentes esmaltes, mezclas con la ayuda de un palito, haz un dibujo e introduce la uña”, explica Cedeño, quien recomienda “retirar con un algodón humedecido en quitaesmalte lo que queda alrededor de la uña”.

Pionera en imponer los estampados salvajes en las uñas, Yves Saint Laurent apuesta por esmaltes craquelados combinados en negro y dorado o verde caqui y marrón.

El director creativo de Chanel, Peter Philips, ha implantado una manicura francesa con reminiscencia “vintage”, en la que sobresale los apuntes plateados y rosados.

Sin embargo, estar a la última en manicura no solo pasa por centrarnos en el color o en los adornos. Para estar a la moda lo importante es que las manos no exhiban la ausencia de cuidados.

Lo que supone que no solo se centre en el color, hay que hidratar uñas y manos, además de darles la forma adecuada, mimar las cutículas, nunca cortarlas.

La manicura más duradera

Hasta el momento, la manicura con gel es la más duradera y la que otorga un esmaltado impoluto y brillante. Katy Perry, Nicole Scherzinger, Jessica Alba, Kimberly Cole, Susan Boyle o Victoria Beckham son algunas de las “celebrities” que presumen de manicura “bio sculture”.

Su protocolo consiste en desmaquillar la uña y limarla con la forma deseada. Después, se tratan las cutículas con un removedor de cutículas que se deja actuar durante un minuto, para luego empujarlas con sumo cuidado, y en caso necesario, cortar los excesos.

El siguiente paso es exfoliar durante unos minutos la piel para eliminar las células muertas. Acto seguido, se hidratan con un pequeño masaje con la intención de proteger la piel del envejecimiento prematuro, nutrirla y dejarla suave.

Luego, se limpia bien la uña y se aplica la una dosis de vitamina, tanto sobre la uña como alrededor de la cutícula, dejándose que se evapore. Minutos después es el momento de la base de lavanda, enriquecida con su aceite esencial, que ayuda a hidratar y suavizar las uñas.

Por último es el momento del esmaltado. Se aplica el color deseado y con el secado rápido de pueden lucir las uñas en sólo dos minutos.

El sistema de gel “bio sculpture” es un tratamiento que ayuda a la recuperación de daños en las uñas, protegiéndolas y adaptándose a la textura y flexibilidad natural de cada persona.

Gracias a la flexibilidad de todos sus geles y a su alto contenido en componentes orgánicos -único sistema de gel y color permanente en el mundo con un 57 % de composición orgánica-, este tratamiento esta recomendado para la recuperación de uñas dañadas o muy dañadas, además de mimar a las que ha sufrido las agresiones de la quimioterapia.

EFE

Ellatinoonline.com