Tan solo el cinco porciento(5%), de las enfermedades respiratorias que se presentan en las oficinas de los doctores son bacterianas, según lo menciona el Doctor Javier Rodríguez, el director médico de los centros de salud comunitarios “La Maestra”.

Pero la proximidad de San Diego hacia la frontera, significa que muchos pacientes siguen tomando antibióticos de alguna manera.

Aunque México aprobó una ley en el 2010 que requería de los pacientes una receta médica por parte de un doctor mexicano en la compra de antibióticos, la ley no siempre es reforzada.

Sue Eriksen, una residente de City Heights, menciona que fue a Tijuana en noviembre del año pasado para abastecerse de medicamentos – antibióticos – para el invierno. Ella es propensa a la bronquitis y no tiene seguro médico. Si cruza la frontera para comprar su medicamento, puede omitir pagarle a un doctor local la cuota por escribir la receta médica, y recoger su medicina por menos dinero. Una botella de Amoxicilina con 48 cápsulas le cuesta $15 dólares del otro lado de la frontera.

“Entras a una farmacia, preguntas si tienen tu medicina, les preguntas cuanto cuesta y lo compras”, agregó Eriksen, “Es un proceso muy simple”.

Eriksen comenta, que hay poca o nada de conversación con la farmacéutica mexicana en referencia a la dosis. Dice que es muy cuidadosa al tomar los antibióticos, tal y como le mencionó un doctor de Estados Unidos años atrás.

Pero el Doctor Rodríguez menciona que los sandieguinos necesitas ser cuidadosos cuando toman antibióticos del otro lado de la frontera.

“Primero, el paciente y la familia del paciente, no saben si son alérgicos”, continúa Rodríguez, “Dos, no saben como suministrar la dosis, muchos de estos antibióticos requieren dosis especial dependiendo al peso del paciente, y tercero, están creando mucha resistencia a los antibióticos”.

Rodriguez también nota que no todos los alimentos responden hacia el mismo tipo de antibióticos. Un doctor puede adaptar el tratamiento. Rodriguez menciona que los antibióticos de prescripción propia son comunes entre sus pacientes – al menos uno o dos al día. La Maestra atiende predominantemente a la comunidad latina, donde los padres son mas predispuestos a tener conceptos erróneos acerca de los antibióticos.

“Usualmente los obtienen de México, o en ocasiones de aquí, he escuchado que familias hablan de Swap Meets”. Concluyó Rodriguez.

Encontré a Eriksen en un foto de internet donde personas comparten sus avisos en como comprar antibióticos en México.

Debo recalcar que ella no rompió ninguna ley al conseguir los antibióticos. La ley mexicana poner en peso en las farmacias que las venden, y Eriksen cruzó de regreso a los Estados Unidos sin preguntas al respecto.

Por Megan Burks

Especial de KPBS