Los Ángeles, 16 abr (EFE).- Los pacientes del Hospital de Niños Miller de Long Beach (California) podrán ver hoy por los televisores en sus habitaciones a los animales del acuario de la ciudad y charlar con expertos sobre ellos, como parte de un programa piloto.

Niños en tratamiento de quimioterapia contra el cáncer y otras enfermedades disfrutaron de la primera transmisión de esta señal en exclusiva desde el Acuario del Pacífico con la que se busca hacer más llevadera su estancia en el centro médico.

«Me gusta este proyecto de que les traigan el acuario aquí para tratar de hacerles la vida lo más normal posible a los niños cuando están internos en el hospital», dijo a Efe Sandra Ochoa, madre de Miguel, de tres años, paciente de cáncer.

«A mi hijo le encantan los tiburones y eso le gustó ver. Nosotros creemos que es una buena idea mostrarles de esa manera el acuario de Long Beach, porque así como está, con el sistema inmunológico débil, no lo podemos llevar a exponerlo a que pueda pescar cualquier enfermedad por andar entre la gente en el acuario», indicó.

El Miller junto al Acuario del Pacifico diseñaron este plan piloto, que permitirá a los niños ver a los animales acuáticos dos veces al mes a través de un sistema de videoconferencias que es transmitido en uno de los canales de la televisión por cable del hospital, que anualmente atiende a cerca de 12.000 pacientes.

Para alegría de los menores, un grupo de representantes de este centro visitó el hospital para presentar este programa interactivo, denominado «Acuario en Vivo».

«Lo que le gustó a Miguel también fueron las mascotas María la Pingüina y Millie la Delfina, con quienes estaban bien felices tomándose fotos», contó Ochoa.

«También le gustó ver las medusas reales que trajeron en un pequeño tubo transparente y que él recuerda que las había visto en la película «Finding Nemo» (Buscando a Nemo)», indicó.

En uno de los cuartos del hospital, postrado en una cama, Marty Pérez, de 17 años y paciente con leucemia, vio con curiosidad las medusas en el tubo translúcido que los representantes del acuario mostraron a los pacientes durante la visita.

«Ver el acuario por la televisión es sorprendente», aseguró a Efe.

David Bader, director de educación del Acuario del Pacífico, dijo a Efe que ya habían colaborado con anterioridad con el hospital Miller con el objetivo de que pacientes visiten y aprendan de los animales acuáticos.

«Estar en un hospital no es el mundo real para disfrutar, los niños en los hospitales además de sentirse enfermos se entristecen porque no es un ambiente normal para jugar», explicó Bader.

«Por ello lo que queremos es traerles un poquito de alegría, mostrándoles en vivo la colección de animales que tenemos y de los cuales nos pueden preguntar a través de una línea de conferencia lo que se les ocurra y, como en una conversación normal, les respondemos», explicó.

Bader indicó que la diferencia de mostrarles vídeos de los animales acuáticos con la transmisión del «Acuario en vivo» es que los chicos demuestran mayor interés al ver lo que está ocurriendo en ese preciso instante dentro de las peceras y platicar con los presentadores como si estuvieran en un salón de clases con estanques con tiburones, cangrejos y mantarrayas.

«Hasta donde yo sé, ésta es la primera vez en Estados Unidos que un acuario lanza un programa educativo, tipo teleconferencia, a un hospital de niños y esperamos que esta transmisión dos veces al mes sirva de modelo para otros hospitales infantiles», expresó Bader.

«Ya estamos en pláticas con el hospital de niños Mattel, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), para transmitir este programa de educación interactiva desde el acuario y esperamos que esta idea se multiplique en todos los hospitales infantiles que quieran hacer esta conexión», adelantó.