Tomados regularmente y con moderación, estos sabrosos frutos secos ayudan a prevenir el cáncer y la diabetes, a perder peso, a bajar el colesterol, a combatir el estrés y a mejorar el estado cardiovascular. ≥A que espera para probarlos?

Son uno de los frutos secos con más cantidad de fibra y figuran entre los que aportan más energía, junto con las nueces y los piñones. Debido a su contenido en minerales, vitaminas, ácidos grasos, proteínas y micro nutrientes saludables, son el tentempié ideal para quienes realizan un gran esfuerzo físico o desarrollan actividades intelectuales que requieran concentración.

Según el chef español Darío Barrios, el pistacho puede prepararse de diversas formas, “servidos crudos a modo de ‘snack’, en ensalada, con arroz o como una pasta”, ya que su textura “es muy agradable”, y ademas es el protagonista de sabrosas recetas, como los pistachos al curry, con pimentón dulce, con ajo y tomillo, a las hierbas o ahumados.

Ademas de por su exquisito aceite dulce que se emplea en platos de alta cocina, helados y pastelería son ricos en grasas saturadas.

Estas semillas, según los expertos que son originarias de Oriente, probablemente de Irán e Irak, se cultivan hoy en los paÌses de la región mediterránea europea, EE.UU., India y México, fundamentalmente.

De acuerdo a un trabajo reciente publicado en la revista hipertensión, el consumo de pistachos es saludable por muchas razones.

Los investigadores, de la Universidad Estatal de Pennsylvania (conocida como Penn State, en inglés) en Estados Unidos, efectuaron el ensayo con adultos no fumadores que siguieron dietas bajas en grasas y con diferentes cantidades de pistachos.

Así, comprobaron que aquellos participantes en cuya alimentación se incluían estos frutos secos experimentaban reducciones en la presión arterial, la resistencia vascular periférica y la frecuencia cardiaca en situaciones de estrés agudo.

Los resultados de este estudio demuestran que los alimentos que comemos influyen en las respuestas fisiológicas a la tensión nerviosa, como el aumento de la presión arterial, que se produce por acontecimientos que no siempre podemos evitar, como el estrés laboral, un plazo corto para realizar un trabajo o hablar en público, según ha explicado la doctora Sheila West, una de las autoras.

VIRTUDES

CARDIOPROTECTORAS

Según la doctora Penny M. Kris-Etherton, otra de las investigadoras, “estos resultados demuestran que los pistachos también tienen efectos beneficiosos sobre otro factor de riesgo cardiovascular, ya que nuestros estudios anteriores indican que añadir este fruto seco a una dieta sana reduce las concentraciones de colesterol LDL (nocivo), de un modo dependiente de la cantidad, y aumenta las concentraciones de antioxidantes en la sangre”.

Por otra parte, un estudio de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili (URV) de Tarragona (noreste de España), en el que participaron 50 voluntarios con niveles altos de glucosa en la sangre y, por lo tanto, una alta probabilidad de desarrollar diabetes en un futuro, ha determinado que el consumo de pistachos disminuye el riesgo de padecer dicha dolencia.

Los autores del estudio, que proseguir· hasta 2014, parten de la hipótesis de que consumir pistachos reduce los niveles de glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina y, disminuyendo el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, una de las enfermedades crónicas más comunes en casi todo los países del mundo.

Dicha hipótesis se van confirmando, y demuestra que las propiedades nutricionales de los pistachos los hace susceptibles de tener un potencial regulador de la glucosa y de la insulina, según los investigadores de la URV.

El objetivo de este estudio “no es hacer un tratamiento de la diabetes. Es a nivel preventivo en aquellas personas con la glucosa alterada que hace pensar que, con el tiempo, acabar·n desarrollando diabetes del tipo 2î, ha explicado MÛnica BullÛ, investigadora principal del proyecto íEpidermí.

Cada participante pasa por una fase nutricional, durante la cual sigue una dieta mediterr·nea que se les aconseja y, tras un periodo de 15 dÌas de descanso, contin˙a la misma dieta, a la que se incorporan 57 gramos de pistachos diarios, la mitad salados y la mitad naturales. Antes y al final del tratamiento se le analizan una serie de indicadores biolÛgicos relacionados con la diabetes.

TAN EXQUISITOS COMO NUTRITIVOS.

La doctora Nieves Palacios, experta del Centro de Medicina del Deporte, en EspaÒa, destaca “las propiedades nutricionales del pistacho”, ya que una raciÛn de 30 gramos (unas 50 unidades de este alimento) contiene “160 calorÌas, 3 gramos de fibra, 6 gramos de proteÌnas, 7 gramos de grasas monoinsaturadas y 4 gramos de poliinsaturadas, pero ninguna grasa saturadaî.

Adem·s de antioxidantes, como las vitaminas A y C, y el selenio, una raciÛn de este fruto seco aporta el ocho por ciento del valor diario recomendado de magnesio y potasio y otros minerales como el hierro, que ayudan a “ prevenir las alteraciones vasculares”, de acuerdo a Palacios.

Seg˙n esta experta en EndocrinologÌa y NutriciÛn, el pistacho “ayuda a controlar los niveles de colesterol, la inflamaciÛn y la salud de los vasos sanguÌneos y, consumidos en la cantidad recomendada de 42,5 gramos diarios, consigue que no suban los triglicÈridos y haya un buen perfil de lÌpidos en el organismoî.

Asimismo, el consumo de pistachos contribuye ìa impedir la oxidaciÛn celular al luchar contra los radicales libres, lo que retrasa el envejecimiento, y su contenido en fibra insoluble, hace que se retrase el vaciado g·strico, se obtenga sensaciÛn de saciedad y se favorezca el tr·nsito intestinalî, seg˙n la experta.

La doctora Palacios tambiÈn recomienda a los deportistas que incluyan los pistachos en su dieta porque “cubren sus necesidades energÈticas y previenen el daÒo muscular”.

Por otra parte cientÌficos de la Universidad del Este de Illinois (EE.UU.) han comprobado que comer pistachos entre comidas, ayuda a adelgazar, porque tiene un efecto psicolÛgico visual ya que, al observar las c·scaras vacÌas tras pelar el fruto seco, le recuerda al consumidor “todo” lo que ha comido y lo induce a ingerir menos.

Adem·s, consumir pistachos a diario podrÌa mejorar los sÌntomas de la disfunciÛn erÈctil, por el efecto de sus grasas saludables y esteroles naturales, seg˙n un estudio del Centro de InvestigaciÛn Atat¸rk de Ankara (TurquÌa), y podrÌa reducir tambiÈn el riesgo de sufrir c·ncer de pulmÛn, porque contienen un tipo de vitamina E conocida como gama-tocoferol, que ofrece protecciÛn contra ciertos tumores, seg˙n otro trabajo del Centro OncolÛgico M.D. Anderson de la Universidad de Texas (EE.UU.).

EFE

Ellatinoonline.com