San Diego, CA.- La capacidad en los colegios comunitarios podría dejar a 2.5 millones de californianos fuera del sistema escolar durante los próximos 10 años. Se espera que el hispano sea el más afectado por la falta de asientos, dejando a 840,000 fuera de las escuelas.

Desde el 2007, los colegios comunitarios en San Diego han cortado más de 2,600 clases, los colegios de Grossmont-Cuyamaca perdieron 1,600 clases y el Colegio Palomar cortó a la mitad sus ofertas de verano.

Un nuevo reporte brindado por los Colegios Corinthian, una compañía lucrativa que administra colegios privados, proyecta que la falta de acceso a los programas en colegios comunitarios puede costarle a los Latinos en California $17.8 billones en potenciales ganancias para el 2022.

Deborah Santiago, al mando de la investigación de Escelencia in Education, que estudia a Latinos y educación superior. Mencionó que no sólo los Latinos en California son menores en el promedio al resto de la población, pero también son más probables en atender los colegios comunitarios que cualquier otro grupo por simples razones. “Los colegios comunitarios son, desde el punto de vista del precio, más asequibles y accesibles, porque están dentro de la comunidad donde éstos estudiantes viven”, agregó Santiago.

Por su parte, Patricia Gandara, codirectora del proyecto Derecho Civil en UCLA, el cual también ha estudiado a Latinos en los colegios comunitarios del estado de California, comenta que la verdadera crisis es que relativamente pocos Latinos llegan a un grado de estudio de 4 años. La gran mayoría de Latinos que también ingresa a la preparatoria en sitios de pobreza no están listos para el colegio, mencionó. “Utilizan todo el tiempo haciendo trabajo de recuperación hasta que pierden la noción del tiempo y del dinero y no tienen los suficientes créditos para transferirse”, dijo. “Así que es un gran problema, el estancamiento de este grupo en colegios de 2 años”.

Gandara recuerda que existe una gran cantidad de colegios comunitarios en el Estado que están haciendo un buen trabajo en apoyar a los estudiantes latinos para que completen un diplomado o para que se transfieran a una Universidad, pero la mejoría, sistemáticamente hablando, va muy lenta”.

Gandara y Santiago concordaron que el reciente enfoque del Estado en mejorar y acelerar la graduación de colegios públicos y universidades ayudaría. Pero, Santiago también agrega que servir a más estudiantes también requerirá la apertura de secciones de clases y servicios de apoyo estudiantil que fueron cerrados durante la recesión.

Por Kyla Calvert de KPBS

Especial para El Latino