Melenas despeinadas y con un halo de rebeldía junto a los cabellos desfilados, escalonados y con un toque canalla son los pilares del ‘neopunk’, un estilo que sale de la calle y se instala en la cabeza.

Si símbolos tan canallas como tachuelas, imperdibles, estampados de cuadros, camisetas raídas, las míticas botas Dr.Martens abanderan la moda neopunk, los tonos oscuros, los cortes asimétricos y los cabellos encrespados se encargan de subir esta estética a la cabeza.

Una moda que nace en la década de los setenta de la mano de la banda Sex Pistols en los barrios más decadentes y en los suburbios londinenses con la intención de liberarse de una sociedad convencional que nada entre las aguas de las buenas costumbres.

El ‘punk’ mostraba una tendencia callejera que luchaba contra el sistema y apostaba por pensamientos liberales. Sus radicales peinados a base de agresivas crestas y potentes rapados junto con sus ropas holgadas adornadas con cadenas, candados e imperdibles llamaron la atención en todo el mundo.

Pocos diseñadores, peluqueros y estilistas de aquella época podían imaginar que cuarenta años después este movimiento volvería a estar de moda gracias al talento de diseñadores como Jean Paul Gaultier o Karl Lagerfeld, que han tomado prestada esa estética con la única intención de vestir y peinar a la mujer con un aire rebelde.

Sin embargo, esta estética la abanderó la diseñadora inglesa Vivienne Westwood, quien desde entonces ha bailado junto a ella con éxito y ha estado presente en sus colecciones. La temporada pasada, Balenciaga, Balmain, Burberry Prorsum, Givenchy, Bottega Veneta fueron algunas de las firmas internacionales que apostaron por subir a la pasarela un ‘punk’ edulcorado y adornado con una buena dosis de lujo y glamour, con el que reivindicar la estética de la banda Los Ramones.

Tal ha sido la influencia de estos gurus que el ‘punk’ tomó la alfombra roja en la última gala benéfica del Instituto del Traje en el museo Metropolitan de Nueva York, por la que desfilaron Anne Hathaway, Sarah Jessica Parker, Madonna, Beyoncé o Gwyneth Paltrow, entre otras celebridades.

Todas ellas lucieron ropas con aires de rebeldía. Entre las más atrevidas Sarah Jessica Parker, que redondeó su ‘look’ con un tocado a modo de cresta, y Miley Cyrus que lució un cabello rubio dorado levantado a lo Sid Vicious.

TRANSGRESORA Y REBELDE

Transgresora y rebelde, esta tendencia se impone en las nuevas apuestas de maquillaje y cabello para el próximo otoño-invierno, en que se verán las melenas despeinadas, los cabellos escalonados y el pelo desfilado, adornado con sugerentes y atrevidos colores que van desde el rubio platino hasta el morado pasando por el verde, el naranja o el rojo.

Este descarado look, ahora se suaviza a base de melenas con textura y efecto de recién levantada, cortes entrecortados a capas y pequeñas crestas que se doblan con dulzura. Es posible encontrar esta moda en medias melenas y melenas largas.

Más radical resulta el estilo ‘mohawk’ -una estética que se inspira en las tribus indias norteamericanas-, un corte que implica rapar los laterales y dejar el pelo muy corto en la parte superior.

EFE

Ellatinoonline.com