Toronto, Canadá.- Como ‘script’ de película, fue el combate estelar de UFC 165 entre Jon Jones y Alexander Gustaffson, el pasado 21 de septiembre, allá en Toronto.

Alexander mostró lo inteligente, sereno y frio que se debe ser al pelear ante un Jones que no encontró la clave para detener el constante movimiento que el Sueco mantuvo a los largo de 25 minutos de combate.

El ‘jab’ y el ‘upper’, fueron constantes en busca del rostro de Jones, quien no logró conectar con solidez, sin embargo a través de la constancia el campeón logró circunstancialmente golpear con codazos de reversa al Sueco.

En varias ocasiones Jones golpeo con la pierna izquierda el rostro de Alexander, pero la danza de Europeo a lo largo y redondo del octágono le permitieron colocar varios ganchos de izquierda sobre la cara de Jones a quien le abollo el párpado derecho.

Esa fue la tónica de la pelea, nada para nadie, sin embargo lo poco bien conectado le favoreció al campeón.

El drama e incertidumbre se podía leer en los asistentes, que para el final de la pelea un destello de Jones, quizás fue lo que le dio la ventaja para ganar por decisión unánime y retener el campeonato de los semi completos.

Ambos peleadores terminaron exhaustos, que de hecho el quinto round fue más de corazón y espíritu guerrero de los dos peleadores. Físicamente el gas se les termino, y ante esas imágenes, nos ponemos de pie, por la grandiosa pelea que será registrada en los anales de la historia de las Artes Marciales Mixtas.

Los dos peleadores fueron trasladados al hospital posterior a la pelea para una revisión secundaria y cuidar su integridad física.

Felipe Castañeda

Ellatinoonline.com