SAN DIEGO.- Describir los sabores, los colores de las frutas, reconocer los agaves y sus matices generosos que da la naturaleza han confirmado en Don Enrique Colsa, su título ganado a ley de Maestro Tequilero.

Entrevistado durante un convivio efectuado con motivo de la Independencia de México, el 16 de septiembre en la que Casa Reserva Don Julio, ubicada en el histórico Old Town y de la que Colsa es Director General, dijo que lo importante en esta descripción es no sólo qué hacer en el proceso sino cómo hacerlo.

Ejemplificó que si se tiene un limón se tiene que ir siempre al referente, y este es que pertenece al género de ácido cítrico.

Y referente al tequila, en lo cual es un experto con reconocimiento internacional, recordó que México es el único país en el mundo que puede cultivar, producir y comercializar el tequila proveniente del agave, al ser el dueño exclusivo de la dominación de origen (patente y marca), derecho que le da el régimen de la propiedad industrial de este producto.

Asimismo, la mejor descripción de este reconocido Maestro Tequilero mexicano la da su propia presentación biográfica: “la permanencia de la herencia de las normas de más alta calidad y el sabor característico del tequila ultra-premium número 1 no es tarea fácil, pero para Enrique Colsa, es su mayor logro”.

Agregó que “con su labor junto a Don Julio González, fundador de Tequila Reserva Don Julio, en la Destilería La Primavera, De Colsa no sólo edificó una amistad personal duradera que va más allá de los campos de agave, sino que también fomentó una pasión por la creación del tequila, de la clase que sólo pudo inspirarse en el aprendizaje directo con Don Julio”.

Colsa , con 17 años como director dijo a El Latino de San Diego que quizás su profesión de Ingeniero Industrial es uno de los mayores activos que le permiten reconocer y obtener lo mejor del tequila, porque implica conocer lo referente al manejo de líquidos, desde el destilado en tanques hasta su almacenamiento en finas barricas.

Como Maestro Tequilero, De Colsa es el responsable de degustar y evaluar las sutilezas y matices de cada tequila, administrando el proceso de añejado en barriles, para impartir una mayor profundidad de sabor, y afinando cada mezcla para garantizar su consistencia y la parte favorita de su trabajo es mantener la consistencia del sabor por medio del proceso de cocido y destilación.

“Adoro el dulce olor a miel de los jugos de agave cocido cuando fluyen de nuestros hornos de mampostería, y poder degustar el mismo sabor de agave puro del tequila destilado”, dijo el anfitrión al evento de celebración de El Día de la Independencia de México.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com