Hay situaciones importantes que todo estadounidense debe saber acerca de la atención a largo plazo. La atención a largo plazo es más cara de lo que muchos piensan. Y lo más importante es que el costo de la atención suele pagarse con ahorros e ingresos.

Cerca del 70% de las personas de 65 años puede necesitar algún tipo de atención a largo plazo a medida que envejece. Varios programas públicos, incluyendo Medicare y Medicaid, pueden ayudar a pagar algunos servicios de atención a largo plazo en algunos casos. Sin embargo, cada programa tiene reglas específicas acerca de los servicios cubiertos, del tiempo en el que se pueden recibir los beneficios y del monto a pagar como gastos por cuenta propia. Para planificar con precisión las necesidades de atención a largo plazo, es muy importante saber qué servicios están cubiertos y cuáles, no.

Medicare se centra en los costos de atención para pacientes agudos

Medicare cubre la atención médicamente necesaria y se centra en la atención médica para pacientes agudos, tales como consultas al médico, medicamentos y hospitalizaciones. Si se cumplen condiciones muy específicas, Medicare ayudará a pagar la totalidad o una parte de una hospitalización corta en un centro de enfermería, de cuidados paliativos o de atención sanitaria en el hogar. Medicare no cubre servicios asistenciales de atención a largo plazo.

Solo se dispone de Medicaid para casos con

ingresos y bienes lo suficientemente bajos

Medicaid es un programa conjunto (federal y estatal) que ayuda a personas con pocos ingresos y bienes a pagar algunas o todas las facturas de atención sanitaria. Cubre la atención médica y a largo plazo en centros de enfermería y la atención a largo plazo provista en el hogar. Las reglas sobre elegibilidad para los beneficios Medicaid y cobertura de servicios están basadas en requisitos federales, pero los estados han flexibilizado significativamente la manera en la que operan sus programas.

Pagos de atención por cuenta propia

Si tiene suficientes ingresos y ahorros, tendrá que pagar de su propio bolsillo la atención a largo plazo: tendrá que hacer uso de sus ingresos, ahorros y, probablemente, del valor líquido de su hogar. Muchas personas tienen la creencia errónea de que el seguro médico o el seguro por discapacidad que tienen cubrirá la totalidad o una gran parte de su atención médica a largo plazo. Por lo general, el seguro médico solo cubre tipos limitados y específicos de atención a largo plazo. Las políticas de discapacidad reemplazan los ingresos y, como tales, no cubren la atención a largo plazo.

El seguro de atención a largo plazo cubre los servicios y la asistencia a largo plazo. Las pólizas reembolsan a los asegurados un monto diario (hasta un límite seleccionado previamente) por servicios de asistencia en actividades cotidianas, como bañarse, vestirse o comer. Usted puede seleccionar varias opciones de atención y beneficios para obtener los servicios que necesita, en el lugar en el que los necesita. Si tiene problemas de salud o ya recibe servicios de atención a largo plazo, probablemente no reúna los requisitos para un seguro de atención a largo plazo.

Para obtener más información sobre otras formas de pago de la atención a largo plazo, por ejemplo, hipotecas inversas, anualidades y fideicomisos, visite www.longtermcare.gov. Para obtener información sobre el costo de la atención en su zona, visite http://longtermcare.gov/costs-how-to-pay/costs-of-care-in-your-state/.

EFE

Fotografía cortesía de Getty Images