¿Seremos capaces de realizar una “reforma migratoria”?

El tío Epaminondas soltó una carcajada

  • Tío, suelte la sopa.

  • Si en este país no somos capaces de reformar un sistema de medidas impuesto hace 1.500 años… qué vamos a ser capaces de modernizar un sistema migratorio, que cumple 500 años.

  • Explícate, tío.

  • Nuestro sistema de medidas es obsoleto, y nuestro sistema migratorio es anticuado.

Hace 500 años, los ingleses impusieron un sistema migratorio imperial, basado en el despojo de tierras, desconocimiento de los derechos de los nativos y violación de los derechos humanos. Ese espíritu imperial sobrevive en la conciencia de muchos americanos.

En cuanto al sistema de medidas, tenemos el privilegio de vivir en Estados Unidos, esta sociedad maravillosa que le ha aportado a la humanidad los mayores desarrollos tecnológicos. Pero a juzgar por los sistemas de medición y cálculo que empleamos, estamos atrasados, 1.000 años.

¿De dónde se originan las medidas que usamos a diario: “la pulgada”, “la yarda”, “el pie”, “el acre” y “la milla”?

En tiempos antiguos utilizaban como patrones de medidas, partes del cuerpo. Pero como cada persona es diferentes, se decidió usar como referencia el tamaño de alguien conocido.

Así, del Rey Edgar de Inglaterra, que reinó en Inglaterra 16 años -entre 959 y 975- heredamos su “pulgada”. Él estableció que “la distancia que existe entre el nudillo y la punta de su dedo “pulgar*, se llamaría: “pulgada”.

Cómo sería de imprecisa la pulgada, que en el curso de los siguientes 1.000 años, hemos reconocido ocho “pulgadas” oficiales -con diferente extensión.

La “yarda” nace cuando el Rey Enrique I de Inglaterra, que gobernó 35 años (desde 1100 a 1135), le dio por medir la distancia que había entre la punta de su nariz… y la punta de su dedo pulgar erecto, mientras mantenía el brazo extendido… la bautizo, “yarda”.

El “pie”, también tiene su historia, corresponde al tamaño del pie del Emperador Carlomagno.

(No faltará el despistado que esta noche no pueda dormir, mirándose sus plebeyas extremidades, intentando saber quién era Carlomagno). Pues era un estadista y conquistador que sentó las base para el establecimiento del Sacro Imperio Romano Germánico. El tipo gobernó 74 años, y murió hace 1.200 años.

El pie de Carlomagno medía 32,26 cm. Pero a los ingleses les dio por imponer “el pie anglosajón” que lo redujeron a 30,48 cm. (Como en esa época no existían los “centímetros”, la Ley ordenó que “un pie anglosajón equivale a alinear, uno detrás de otro, 36 granos de cebada”)

La “milla” llega a Inglaterra con las conquistas militares del Imperio Romano. La “milla” equivale a “mil pasos recorridos por un legionario romano”. (Cada paso no es “sencillo” -como suele ser ahora- sino “doble”)

Un “acre” es una medida de superficie que equivale a la cantidad de tierra que una yunta de bueyes podía arar en un día.

¡Ay! Si no nos hemos podido quitar de encima el sistema de medidas (digno de la Edad Media)… ¡Olvídense! Nadie es capaz de impulsar una reforma migratoria moderna.

(fin)

VERBATIM

“No juzguemos a una Nación por la manera como trata a sus ciudadanos privilegiados, sino por la forma como trata a los que tienen poco o nada” – Nelson Mandela

Por: © 2014 Armando Caicedo

www.Humor.US.com