SAN DIEGO.- El matrimonio Gutiérrez era una pareja feliz, con un hermoso par hijos y un próspero futuro por delante.

Pero todo cambió el día que José Gutiérrez Guzmán fue brutalmente golpeado y dejado inconsciente por más de una decena de agentes de inmigración en el puerto de entrada de San Luis Arizona, el 30 de marzo del 2011, después de ser aprehendido y batido por los oficiales.

A raíz de ello, el padre de dos hijos sufrió lesiones cerebrales traumáticas, que le dejaron durante cinco semanas en coma, y aunque sobrevivió gracias a una intervención quirúrgica las secuelas han surgido: sufre de frecuentes convulsiones, ha perdido el sentido del olfato, tiene que tomar medicamento 4 veces al día y reacciona con notable lentitud a las preguntas.

Intentaron deportarlo, pese a las graves lesiones causadas

En principio, autoridades de inmigración intentaron varias veces deportarlo a México, por su condición de inmigrante indocumentado, pero debido a la gravedad de sus lesiones, fue permitido permanecer en el país.

De entonces a la fecha, muy poco o casi nada ha revelado el Departamento de Aduanas de Estados Unidos respecto al incidente.

De manera inicial los agentes dijeron a Shena que “tu marido cayó de espaldas y se golpeó la cabeza contra una roca”, pero luego reconocerían que hicieron uso del arma conocida como ‘tasser’ (dispositivo controversial al ser empleado para ‘inmovilizar’ a la persona pero que emite peligrosas descargas eléctricas).

No obstante, la investigación médica, efectuada en el Hospital San Joseph de Phoenix, Arizona, donde el inmigrante fue atendido, revelarían no sólo un grave traumatismo craneal, sino múltiples golpes en varias partes del cuerpo.

“Lo único nuevo es que ya sabemos los nombres de cuatro de once agentes: Ellsworth (quien disparó la pistola eléctrica), W. Yow, y los de apellido Kish y Cano (Supervisor)”, dijo en entrevista telefónica con El Latino.

Actualmente, la familia radica en Los Angeles, con José imposibilitado de trabajar, con sus dos hijos, Elijah Gutiérrez, de 6 años de edad, y Aleah (de 3 años), y Shena (Wilson) Gutiérrez, quien hace una labor titánica al combinar su trabajo con sus estudios para enfermera.

Les llueve sobre mojado

Por si fuera poco, justo cuando su esposa Shena Gutiérrez y un grupo de activistas acudieron a efectuar una vigilia a la ciudad de Nogales, Arizona, al haberse cumplido 3 años sin que se de respuesta al incidente, pero ahora fue ella quien, dijo, fue objeto de abuso por parte de los agentes.

“El evento binacional (una vigilia por 48 horas) se efectuó para llamar la atención sobre la violencia de la Patrulla Fronteriza , y asistieron las familias de las personas que habían sufrido un destino similar a lo largo de la región fronteriza entre el sur de Estados Unidos, así como miembros de la recientemente formada, Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza”, sostiene un reporte sobre los hechos.

Y agrega que “varios participantes fueron física y verbalmente abusado por el CBP y que las tensiones entre los participantes de la vigilia y oficiales de la agencia se intensificaron durante todo el día”

Interrogados y arrestados con uso de fuerza física, afirma

Shena Gutiérrez y los activistas Sara Roberts y Richard Boren serían arrestados por los agentes.

Shena recordó que durante la vigilia “los agentes de la CBP comenzaron a participar en un interrogatorio intimidatorio e innecesario “el agente comenzó a preguntarme ‘ ¿Dónde vive usted ? ¿Por qué estás aquí ? ¿Va a ser difícil conmigo?” .

Pero la cosa no paró ahí y “más tarde (durante la noche del sábado 24 de mayo), al término de la vigilia, cuando retornaban fueron cuestionados por una agente, con el mismo tipo de preguntas”.

Agregó que siendo ella una ciudadana americana, sin delito alguno, consideró que las preguntas eran excesivas e insidiosas y se negó a responderlas, lo que motivó su arresto, junto a los activistas Richard Boren y Sara Roberts.

Al negarse a responder, dijo, una mujer la tomó con fuerza del brazo izquierdo, me puso sobre un objeto metálico y aunque “le gritaba ¡me duele!, me apretó con más fuerza”.

Shena señaló finalmente que analizará en acuerdo con una organización activistas de San Diego si interpondrá una demanda por este nuevo incidente.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com