Al que recurrió Gustavo Matosas, entrenador del equipo Esmeraldas del León, en busca de que ganara su equipo la final del fútbol mexicano, lo que finalmente consiguió.

El caso es que el ahora controvertido entrenador uruguayo se metió al terreno antes de que diera inicio el partido, y haciendo como que se sonaba la nariz con un pañuelo, de pronto lo vació y de él salió sal, que soltó al terreno de juego.

¿Magia, brujería y polvitos mágicos?, vaya usted a saber pero el hecho quedó registrado en el video que se pasó en vivo por la cadena de televisión que transmitió el juego entre el León y el Pachuca.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com