SAN DIEGO.- Luego de una minuciosa revisión que incluyó la consulta entre miembros del sector privado, el grupo de regidores que han abogado por un incremento al salario mínimo, encabezado por el actual presidente del Concilio, Todd Gloria, dieron marcha atrás en sus planes iniciales.

Y sería $11.50 por hora y ni $13.09 la proposición que se pondría en la boleta, en caso de que el pleno apruebe –en la segunda quincena de junio- su propuesta para incluirlo en la boleta electoral durante las elecciones de noviembre.

El cambio se genera luego de que el Comité de Economía, Relaciones y Desarrollo Intergubernamental recomendó ‘un ajuste’ en la pretensión inicial, luego de escuchar las voces en pro y en contra del aumento salarial.

La propuesta del pago de las empresas de cinco días por enfermedad continúa sin cambios, aún cuando la Asamblea Estatal acaba de aprobar la iniciativa de ‘al menos’ tres días de enfermedad presentada por Lorena González.

La semana pasada, la Asociación de Contribuyentes del Condado de San Diego y la Cámara de Comercio de San Diego liberó un reporte que dijo que un incremento salarial arriba del contemplado por el estado “lastimaría la competividad y la fuerza de los negocios locales, que repercutiría en recorte de horas a sus trabajadores”.

En la actualidad, el salario mínimo para la ciudad de San Diego es de $8 por hora, y el estado ha anticipado un incremento a $9 para julio próximo, y $10 para el 2016.

Las dos organizaciones consideraron que el estudio del Center on Policy Initiatives (IPC) fue defectuosa porque observan que los trabajadores no viven en sus hogares y no siempre alquilan apartamentos de un dormitorio.

Por su parte, el IPC, dijo el informe de la oposición estaba “plagado de inconsistencias y aseveraciones que no están respaldadas por los datos”.

Clare Crawford, directora ejecutiva de IPC dijo que múltiples estudios demuestran que los aumentos de salario mínimo impulsar la economía.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com