SAN DIEGO.- Nicholas George Zokov, de 41 años de edad, tendrá que responder por la muerte de dos indocumentados mexicanos, quienes fallecieron por asfixia y calor extremo provocados al ser transportados dentro de la cajuela de un vehículo.

Los dos hombres fueron identificados como Tarcisio Casas Blanco, de 28 años de edad, y José Aurelio Quiroz Casas, de 20, ambos originarios del estado mexicano de Guanajuato.

Sin embargo, en su presentación ante la Corte Superior de San Diego, el sujeto (Zakov, proveniente de la ciudad de Los Ángeles), negó los cargos que se le imputan por tráfico de indocumentados.

No obstante, ante el Juez David Bartick, de la Corte Federal en San Diego, aceptó que sabía que viajaban en la cajuela los dos hombres, pero afirmó que fue enviado por un sujeto de un restaurante Denny’s de Chula Vista para que manejara el vehículo y que recibiría a cambio $3.500.

El incidente ocurrió el martes 12 de agosto, alrededor de las 2:30 p.m., cuando un agente de Aduanas y Protección Fronteriza encontró irregularidades que condujeron a una revisión más detallada.

Dentro de la cajuela, los agentes encontrarían un cuerpo sin vida. El otro hombre perecería en el hospital donde fue trasladado, a causa del sofocamiento que sufriera en el inhumano encierro en que se encontraban.

Servicios El Latino

Ellatinonline.com