SAN DIEGO.- El asesinato de Robert F. Kennedy el 5 de junio de 1968 en el Hotel Ambassador de Los Angeles, estremeció a la opinión pública.

Su asesino, Sirhan Bishara Sirhan, un Palestino de Jordania que ahora tiene 71 años de edad, se encuentra recluido en las instalaciones del reclusorio Richard J. Donovan en Otay Mesa.

El miércoles 10 de febrero perdió, por décima quinta ocasión, la oportunidad de la libertad condicional y tendrá que esperar otros cinco años para una nueva audiencia.

De acuerdo con la versión ofrecida por los oficiales de libertad condicional, Sirhan, quien fue cambiado a Richard J. Donovan Correctional Facility hace cerca de dos años y medio, no mostró adecuada comprensión sobre la enormidad del crimen cometido.

Aunque fue consignado en abril de 1969 por asesinato de primer grado y asalto para matar al entonces Senador Kennedy, a la fecha no ha aclarado la real causa del atentado que segó de la vida al político demócrata, descendiente de unas de las familias más populares en la historia política de los Estados Unidos.

Robert F. Kennedy, hermano y consejero de John F. Kennedy, fue asesinado durante las celebraciones de su exitosa campaña en las primarias de California en su intento de obtener la nominación demócrata para la presidencia de los Estados Unidos. El perpetrador fue un joven inmigrante palestino que entonces tenía veinticuatro años de edad llamado Sirhan Bishara Sirhan.

Aunque inicialmente el Palestino recibiría la pena de muerte, su sentencia fue cambiada a prisión de por vida después de que la Suprema Corte de Justicia declarara anticonstitucional la pena capital, en 1972.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com