ESCONDIDO.- Preocupación surgió entre padres de familia, maestros de la Escuela Primaria de Oak Hill Elementary y la superintendencia del Distrito Escolar Primario de Escondido, ante la revelación de que un alumno de Kindergarten (Jardín de Niños), de apenas 5 años de edad, amenazó con una pistola de postas o municiones, a un maestro, estudiantes y personal.

Esta es la segunda ocasión en menos de un año, en que se presentan este tipo de incidentes, pues aún se recuerda el caso de otro estudiante que llevó una arma en la segunda semana de septiembre e incluso se reunieron, entonces, un grupo de padres de familia y demandaron una mayor celeridad en el tiempo en que se dio aviso a la policía.

Buscan evitar

que se repita

Ante el nuevo suceso, ocurrido el jueves 17 de marzo, agentes de policía de Escondido en reunión con autoridades de Oak Hill y el Superintendente del Distrito de Escondido, Luis Ibarra, se reunieron la mañana de este viernes para determinar qué tipo de medidas se tomarían en lo sucesivo para evitar se sigan repitiendo estos incidentes, que ponen en riesgo la vida de alumnos, maestros y personal administrativo.

Los agentes de policía y de la escuela estaban tratando de decidir qué hacer el viernes con un niño de 5 años de edad, que trajo una pistola de perdigones a la escuela y amenazó con disparar a su maestro.

Desconocían la causa

Hasta el momento, investigadores del Departamento de Policía de Escondido asignados al caso desconocen la causa del enojo del niño y si en su casa donde reside, tiene alguna arma a la vista que pudiera haber sido un detonante.

Versiones no confirmadas indican que el niño habría sacado el arma de su mochila y fue un maestro el que se la habría quitado y le diría que no era apropiado traer armas de fuego a una escuela.