Las semillas de girasol son una excelente opción para botana o para fortalecer el valor nutritivo de cualquier platillo. Proporcionan grasas saludables, proteína y fibra, y están cargadas de importantes vitaminas y minerales.

Por su contenido de grasas y proteína, te ayudan a mejorar tu salud y controlar el peso manteniéndote satisfecha por mayor tiempo.

Las semillas de girasol te proporcionan gran parte de tu requerimiento diario de multitud de vitaminas, en particular, Vitamina E, Vitamina B6, Tiamina y Folato. También te proporcionan la mayoría de tus requerimientos de minerales como el manganeso, cobre, magnesio, selenio, fósforo y Hierro.

Al ser una excelente fuente de Vitamina E, protege a las células de todo tu cuerpo y tu cerebro del daño causado por los radicales libres que circulan por tu cuerpo. Al proteger las células, la Vitamina E ayuda a combatir la inflamación interna, con lo cual se reducen los síntomas de problemas como el asma y artritis, entre muchos otros. La Vitamina E también ha demostrado tener la capacidad de prevenir enfermedades del corazón y reducir el riesgo de cáncer de colon, de los síntomas causados por la menopausia y de las complicaciones de la diabetes.

La semillas de girasol contienen ciertos componentes, encontrados en ciertas plantas, que al incorporarlos a tu alimentación en cantidades importantes contribuyen a reducir el colesterol de la sangre, a fortalecer el sistema inmunológico y a disminuir el riesgo de ciertos cánceres.

El contenido de minerales en las semillas de girasol también te beneficia de muchas maneras: reducción del asma y de la presión sanguínea, prevención de migrañas y dolor de cabeza, reducción del riesgo de ataques de corazón y derrame cerebral, mejora de la salud de los huesos, aumento de energía, y ayuda a la desintoxicación del cuerpo.

Una porción de semillas de girasol es ¼ de tasa. Busca que sean naturales, sin sal ni rostizadas. Las puedes comer solas como una botana saludable y poderosa, o agregar a cualquier platillo como: ensaladas, añadiendo un toque con sabor a nuez; huevos revueltos; avena; arroz o quínoa. Las puedes moler y usar en vez de harina para cubrir la carne o pollo. El límite es tu imaginación.

Maru es Fundadora de Flaca Forever y Autora del libro “The Mexican Food Diet”, el más vendido en diversas categorías. Ayuda a las mujeres Latinas maximizar su salud y bienestar y a mantenerse en su peso ideal. Contáctala para conocer sus programas: info@flacaforever.com.