La procuradora federal Laura Duffy reveló cargos contra ocho personas, incluida la encargada de un programa de rehabilitación para presos adictos a las drogas quien traficaba metanfetaminas, mariguana y hasta heroína a prisión federal en Calipatria.

Es la primera vez que se formula un encauzamiento por conspiración para traficar drogas a una prisión en el sur de California, dijo la procuradora.

Para introducir drogas y teléfonos celulares usaban diversos métodos, como esconder las drogas en tarros de café molido para percoladora, en paquetes de galletas, o en bolsas de frituras.

Las autoridades calcularon que el tráfico al interior de esa prisión estatal alcanzó un valor, dentro de la prisión, que sería el equivalente a un millón 200 mil dólares.

Duffy presentó una fotografía que un preso tomó a drogas con un teléfono celular que tenía ilegalmente dentro de la prisión, para enviar la fotografía al celular que tenía otro preso.

La averiguación estuvo a cargo de la Oficina de Investigaciones Federales (FBI) a partir del agosto del 2015.

La terapeuta Angela Carr se le encontraron media libra de metanfetaminas, cuatro libras de mariguana, un curto de libra de heroína, 409 tabletas de Soma, Xanasx, Valium y Norco, 212 gramos de tabaco, cuatro botellas de jarabe para la tos y 39 teléfonos celulares.

Ninguno de los ocho mencionados en el encauzamiento es latino.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com