La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), la dependencia del Departamento de Seguridad (HSD) que lleva a cabo efectivamente las redadas de indocumentados, presentó una lista de sitios que identifica como “zonas sensibles”, en las que asegura que no va a hacer operativos para detenciones.

La lista de esas zonas o áreas que serían seguras para los migrantes son las escuelas, desde kindergardens hasta universidades, iglesias y hospitales, entre otros. Tampoco los lugares donde se detienen autobuses escolares o del transporte público en rutas a centros de estudios.

Las únicas excepciones para que tanto el ICE como la patrulla fronteriza intervengan en esos sitios y hagan redadas sería “por situaciones extremas que impongan actuar de inmediato”, o cuando supervisores de esas agencias determinen que es necesario y ordenen actuar bajo completa supervisión.

En su página de internet, el HSD dice que identificó las zonas para que el ICE y la patrulla “utilicen buen juicio” ante esos sitios “para mejorar la confianza” de las personas. Al mismo tiempo, agregó, sirve para que las personas que participen en esas actividades educativas, de salud o religiosas “se sientan en libertad de hacerlo sin miedo o vacilación”.

Reitera que “las acciones de cumplimiento de ley (detenciones) pueden ocurrir en zonas sensibles en circunstancias limitadas, pero por lo general serán evitadas”, y el criterio para que se llevan a cabo en esas áreas sería “por circunstancias apremiantes”.

Las autoridades al mismo tiempo aclararon que los tribunales no están en la lista de zonas de seguridad para indocumentados. Si un migrante enfrenta cargos por alguna razón, podría ser detenido al presentarse a la corte.

Con respecto a los tribunales, los migrantes enfrentan una dificultad adicional, porque si son citados a presentarse y por cualquier razón dejan de presentarse, se convierten automáticamente en prófugos de la justicia, con lo que definitivamente son buscados para ser detenidos y posteriormente deportados.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com