Miami, 10 nov (EFEUSA).- Los padres agobiados por las tareas de sus hijos están encontrando en el homeschooling (educación en casa) un camino de independencia, amparados por las leyes que en Estados Unidos les permiten elegir planes de estudios, métodos, bibliografía y la administración total del tiempo.

Las cifras de esta práctica aumentan, mientras las familias se organizan en grupos afines, para no perder el contacto social.

Las horas no alcanzan, asegura a Efe Paula Castaño, una bailarina profesional que está criando a sus hijas entre ensayos, actuaciones y países.

Pero la motivación principal por la enseñanza en casa no es la presión de una vida casi nómada (tienen su base en Miami), sino que Paula cree que, a los 4 o 5 años, un niño no está preparado para tantas horas sin sus padres.

Dice que el sistema de enseñanza tradicional está mal diseñado, que está más enfocado en el trabajo de los padres que en el bienestar emocional del niño.

Como necesitaban ingresos y, además, Paula no quiere desvincularse de su profesión, montó una escuela de “danzas del mundo” a donde asisten alumnas y alumnos que practican el homeschooling y otros que no lo practican. La idea es no desvincularse de la sociedad.

Si en adelante sus hijas deciden estudiar en la escuela común, Paula no se lo impedirá.

Esta familia está comenzando un camino al que acuden cada vez más padres, fundamentalmente por sentirse agobiados con tantas tareas (homeworks), según pudo corroborar Efe.

Estudiar en casa es muy sencillo en Estados Unidos. Solo se necesita la voluntad, notificarlo al sistema de enseñanza público y enviar un aval de un especialista, solo una vez al año, para dar cuenta del rendimiento individual del estudiante.

EFE

Ellatinoonline.com