SAN DIEGO.- Pese a las promesas de responderle a sus seguidores, los Cargadores de San Diego (San Diego Chargers) están por finalizar otra temporada que les ha traído más pena que gloria.

Refundidos en el sótano, el equipo sandieguino no sólo ha perdido la posibilidad de construir un estadio en el centro de San Diego, luego de que los votantes dijeran no a la llamada Medida C, sino que al menos hasta el martes 13 de diciembre se encontraban en el último lugar, en la división oeste de la Liga Americana de la NFL.

Con los Jefes de Kansas City (Kansas City Chiefs) y los Raiders de Oakland (Oakland Reiders), empatados en primer lugar con 10 ganados y sólo 3 juegos perdidos, San Diego Chargers aparecía con un pobre récord de 5 ganados y 8 perdidos, abajo –incluso- de los Broncos de Denver (Denver Broncos), que al contrario de San Diego, sumaban 8-5 en ganados y perdidos.

En otros lugares de la tabla, destacaban los Patriotas de Nueva Inglaterra (New England Patriots, quienes en la División Este de la Liga Americana, encabezaban la tabla con 10 ganados y 2 perdidos.

Con un récord menos impresionante aparecían Acereros de Pittsburgh (Pittsburg Steelers), con 8-5, en la división norte de la Americana, Titanes de Tenessee (Tenessee Titans) con 7-6, y el mejor equipo de ambas ligas: Dallas Cowboys, con 11-2.

Otros equipos sobresalientes y que seguramente estarán presentes en los juegos de postemporada son: Leones de Detroit (Detroit Lions) Halcones de Atlanta (Atlanta Falcons) y Lobos Marinos de Seattle (Seattle Seahawks.

El 21 de mayo de 2013, en reuniones llevadas a cabo en la ciudad de Boston, la NFL seleccionó los sitios tanto para el Super Bowl 50 como para el Super Bowl LI. Previamente, el 16 de octubre de 2012, la NFL anunció que el NRG Stadium era uno de los finalistas para albergar el Super Bowl LI. Houston compitió contra el subcampeón, el Hard Rock Stadium (Miami, Florida), para ser sede del Super Bowl LI.

El requisito para ser sede de esta edición dependía, en parte, de si el estadio en cuestión era restaurado. Sin embargo, el 3 de mayo la legislatura de Florida se negó a aprobar el plan de financiación para pagar las renovaciones. Finalmente, la NFL seleccionó a Houston como la ciudad sede del Super Bowl LI.3

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com