SAN DIEGO.- La apoplejía o ataque cerebrovascular es la quinta causa de muerte y la principal causa de discapacidad grave y prolongada en adultos en los Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de las personas no conocen los detalles más básicos sobre esta enfermedad.

Este 17 de julio, de 5 a 6 de la tarde, Sharp HealthCare estará ofreciendo de manera gratuita un seminario de prevención de ataques cerebrovasculares en la biblioteca Oak Park ubicada en el 2802 de la calle 54 en San Diego.

Un accidente cerebrovascular es un “ataque cerebral” que tiene lugar en el cerebro, en lugar del corazón. La sangre que viaja al cerebro suministra oxígeno y nutrientes necesarios para la supervivencia. Un derrame cerebral ocurre cuando una arteria que conduce al cerebro o está dentro del cerebro se bloquea o daña.

“Sin la glucosa y el oxígeno necesarios provistos por la sangre, las células del cerebro pueden dañarse irreversiblemente”, dice Chris Sundby, RN, gerente del programa de derrames cerebrales de Sharp HealthCare. “Cuando se daña una parte del cerebro, la parte del cuerpo que controla también se ve afectada”.

El seminario

Dirigido por una enfermera registrada del programa de apoplejía, este seminario le enseñará sobre las formas de prevenir y reconocer los signos de un derrame cerebral.

Aprenderá cómo minimizar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, como someterse a un control periódico de la presión arterial, mantener un peso saludable, abstenerse de beber o dejar de fumar y tomar los medicamentos según las indicaciones.

La enfermera de accidentes cerebrovasculares también revisará las opciones de tratamiento de emergencia y cómo reconocer y actuar rápidamente si usted o un ser querido está sufriendo un derrame cerebral.

Tipos de ataques

Hay dos tipos de apoplejía:

Ataque isquémico: cuando un coágulo de sangre o una partícula de placa obstruye la arteria y restringe el flujo sanguíneo al cerebro.

Ataque cerebrovascular hemorrágico: ocurre cuando hay sangrado en el cerebro, que produce presión y ocasiona a un flujo sanguíneo reducido al cerebro.

Un ataque isquémico transitorio ocurre cuando la formación de placa o un coágulo de sangre bloquea o restringe temporalmente el flujo de sangre al cerebro. El coágulo de sangre se disuelve, se restablece el flujo sanguíneo al cerebro y no se produce daño cerebral permanente.

Estos ataques a menudo se consideran una señal de advertencia de un accidente cerebrovascular más grave.

Señales de advertencia

Según Sundby, conocer las señales de advertencia de un ataque cerebral podría salvarle la vida.

La especialista recomienda estar atenta de los siguientes signos de apoplejía y reaccionar rápidamente:

Balance: pérdida repentina de equilibrio.

Ojos: vista borrosa o pérdida de visión.

Cara: debilidad facial o caída en un lado de la cara o una sonrisa asimétrica.

Brazos: Debilidad o entumecimiento de un brazo o pierna en un lado del cuerpo.

Habla: Alteración del habla, dificultad para hablar o incapacidad de hablar o encontrar las palabras correctas.

Tiempo: Actúe rápido y llame al 911 inmediatamente si sospecha de un derrame cerebral.

Las mujeres en particular también pueden experimentar la aparición repentina de los siguientes síntomas únicos de ataque cerebrovascular:

Dolor de cara y extremidades.

Hipo

Náusea

Debilidad general.

Dolor de pecho.

Falta de aliento

Palpitaciones.

“Es imperativo que las personas que piensan que están teniendo un accidente cerebrovascular busquen tratamiento inmediato”, dice Sundby.

“Puede que no reconozcas los síntomas, te niegues, te preocupes por el costo del tratamiento o tengas miedo de los hospitales, pero ‘el tiempo es cerebro’ y siempre es necesario un tratamiento emergente si se sospecha un accidente cerebrovascular”, concluye la especialista.