SACRAMENTO – En el condado de San Bernardino la tos ferina se ha cobrado la vida de un niño, informó el Departamento de Salud Pública de California (CDPH). Esta es la primera muerte infantil confirmada por la enfermedad desde 2016, cuando ocurrieron dos fallecimientos.     

“La muerte de este bebé es una tragedia para la familia y para California como comunidad, ya que es una enfermedad prevenible”, dijo la doctora Karen Smith, directora del CDPH y oficial de salud pública del estado.

“Esto sirve como un sombrío recordatorio de que la tos ferina siempre está presente en nuestras comunidades, y las vacunas son la primera línea de defensa”.     

El CDPH y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las mujeres embarazadas reciban la vacuna de refuerzo contra la tos ferina (también llamada vacuna Tdap o tétanos, difteria y tos ferina acelular) en la primera oportunidad entre las semanas 27 y 36 de cada embarazo, incluso si previamente fue inmunizada.

La vacunación durante el embarazo aumenta la inmunidad de la madre y transmite anticuerpos protectores directamente a sus bebés antes del nacimiento. Esto ayuda a proteger a los recién nacidos hasta que tengan la edad suficiente para comenzar a recibir sus propias vacunas contra la tos ferina a las 6 a 8 semanas de edad.

Cada año, entre 50 y 200 niños de California son hospitalizados con pertussis, una enfermedad de tracto respiratorio muy contagiosa que se puede prevenir vacunándose.    

“Ningún bebé debería tener que ser hospitalizado debido a una enfermedad prevenible por vacunación, y ciertamente ningún bebé debería morir”, dijo el Dr. Smith. “Para dar a los bebés la mejor protección, les pido a todas las mujeres embarazadas que se vacunen contra la tos ferina lo más temprano posible durante el tercer trimestre de cada embarazo”. 

Para evitar la propagación de la tos ferina, el CDPH también recomienda que: 

– Los padres inmunicen a sus bebés contra la tos ferina tan pronto como sea posible. La primera dosis se recomienda a los dos meses de edad, pero se puede administrar a las seis semanas su nacimiento.

– Los estudiantes de séptimo grado reciban el refuerzo de tos ferina, Tdap.

– Los adultos reciben un refuerzo contra la tos ferina una vez en la vida.

Los síntomas de la tos ferina varían según la edad. Para los niños, típicamente comienza con secreción nasal y tos durante una o dos semanas. La tos empeora y, a menudo, produce ataques de tos rápidos que terminan con un sonido agudo.

Los bebés pequeños pueden no tener síntomas típicos de tos ferina y pueden no tener tos aparente. Los padres pueden percibir episodios en los que la respiración del bebé se detiene brevemente y su cara se pone roja o morada.

Para los adultos, la tos ferina puede ser una enfermedad de la tos que dura varias semanas. 

La mayoría de los planes de salud cubren las vacunas Tdap, y muchas farmacias lo ofrecen. Los miembros de Medi-Cal pueden recibir sus vacunas Tdap en la farmacia donde generalmente recogen sus recetas. Llame a su plan de salud para obtener más información. Si no tiene seguro de salud, llame a su departamento de salud local para encontrar una ubicación baja o sin costo.