SAN DIEGO.– La salud mental de los adultos mayores está siendo afectada por una mala nutrición producto de dietas inadecuadas lo que se traduce en problemas de demencia y depresión.

Lo anterior se suma al hecho de que la población en todo el mundo está envejeciendo con mayor rapidez, como lo confirman datos de la organización académica Cambridge Core (CC).

CC indica que continúan siendo limitados los avances en los tratamientos relacionados con la salud mental de los adultos, por lo que urge desarrollar y promover acciones que lleven a una mejor atención de las personas de ese sector de la población.

Estudios y evidencias emergentes identifican que existen ciertas dietas que ayudan al desarrollo del cerebro, lo que prevendría enfermedades como la demencia y la depresión en las personas mayores.

Específicamente, se dice la dieta de alimentos mediterráneos puede ser una buena opción nutricional, sin embargo, todavía se está revisando esta teoría para concluir cuáles de estos alimentos son benéficos para el sector mayor de la población.

Otros componentes dietéticos que se han estudiado para conocer los efectos en el cerebro son polifenoles, que son azúcares que se encuentran en ciertas plantas, la vitamina D y la vitamina B, la cual se ha comprobado que ayuda metabólicamente.

Por ejemplo, la vitamina B que se encuentra en los huevos, pescados, carnes y vegetales, reduce el deterioro cognitivo e igualmente puede disminuir el riesgo de padecer depresión durante la vejez.

Llevar una buena nutrición para tener una cognición óptima y alejar la depresión de las personas mayores también consiste en que las nuevas tecnologías, los gobiernos e instituciones correspondientes ayuden a reducir la carga del servicio de salud y mejoren la calidad de vida de este sector de la población.

Otro punto para mejor la salud cerebral de estas personas son la ingesta de proteínas dietéticas, las cuales no se han investigado a fondo, sin embargo, se tienen resultados de que ayuda a mantener la memoria verbal.

Igualmente, las proteínas dietéticas han demostrado que su ingesta se relaciona positivamente con el aprendizaje no verbal y reduce el riesgo de padecer demencia. Un ejemplo de una proteína dietética que los adultos mayores deben comer es la carne roja.

En relación con este tema, Cambridge Core detalla que la ingesta alta de carbohidratos y azúcares se asocia con beneficiar a cierta parte del cerebro, la cual es un factor de riesgo a muerte tardía por demencia.

A pesar de que los carbohidratos y azúcares se recomiendan con nutrientes, también es cierto que hablarlos como un beneficio es conflictivo. Un estudio reveló que aquellos adultos mayores que consumían mucha azúcar tenían síntomas depresivos.

Por el contrario, también existen hallazgos que indican que personas avejentadas ya con depresión consumían menos azúcares.

Dados estos puntos de inconsistencias referente a estos productos, existe la necesidad de continuar con las investigaciones y pruebas para determinar si daña o no al organismo y cerebro de la persona.

Mientras se siguen llevando este tipo de estudios por los expertos, a continuación te presentamos algunos de los alimentos que presenta el sitio de Internet En Femenino con el fin de ayudar a tener una salud cerebral sana, fuerte, lúcida, con energía y rico en sus nutrientes.

-Avena. Controla los niveles de azúcar y el colesterol.

-Arándanos. Contiene vitamina C, previene el Alzheimer y combate el estrés oxidativo.

-Pescado azul. Su omega 3 ayuda a que las neuronas funcionen debidamente y retrasa el deterioro cognitivo.

-Yogur. Ayuda a la correcta progresión del cerebro y aleja la ansiedad y la depresión.

– Nueces. Desarrollan la memoria y ayudan al aprendizaje.

– Chocolate negro. Aunque te sorprenda, ayuda a la memoria y salud cerebral y aumenta su flujo sanguíneo.