Tijuana.- Casi setecientos solicitantes de asilo en Estados Unidos han sido retornados a Tijuana, Baja California,  para  esperar sus citas migratorias desde que México aceptó recibirlos en las fronteras mexicanas para evitar el cobro de aranceles a los productos de exportación.

La mayoría fueron regresados a la esquina de la patria a partir del lunes 17 de junio.

La cifra es un cálculo realizado por representantes de albergues migrantes de la frontera mexicana, los cuales han notado que no solamente han regresado a centroamericanos.

“No solamente son personas de Guatemala, Honduras y El Salvador son gente de otras nacionalidades, puedo contabilizar unas 7 nacionalidades distintas todas de habla hispana. Estamos hablando de cubanos, colombianos, venezolanos, ecuatorianos que han sido devueltos a México  por la frontera San Ysidro-Tijuana”, informó Isacc Olvera, director del albergue para mujeres y niños “Ejército de Salvación”, ubicado en la Colonia Postal del municipio mexicano.

FUTURO INCIERTO

Los migrantes retornados solamente son recibidos por el Instituto Nacional de Migración (INM) pero no siempre hay espacios para vivir temporalmente, ni empleo para valerse por sí mismos, mientras esperan su cita migratoria.

Juana Menchú, mujer originaria de Guatemala quien formó parte de la estadística de retornados a la frontera mexicana, ha sido testigo de esto.

“No encuentro trabajo en Tijuana porque quieren ellos (los mexicanos) los papeles y yo soy de Guatemala y yo quiero trabajar pero no tengo nada de papeles pues para que me den el empleo”, dijo afligida la guatemalteca.

Juana, junto con sus dos hijos, tienen una cita ante un juez migratorio de Estados Unidos el próximo tres de septiembre.

En mayo llegaron a la frontera de Reynosa a solicitar asilo  pero después de varias semanas encerrados en un centro de detención, fueron retornados a Tijuana, Baja California con promesas falsas.

Hoy viven en un albergue migrante de Tijuana.

“Allá (en Estados Unidos) nos dijeron que íbamos a estar juntos, que vamos a tener comida y que nos iban a poder dar un permiso para poder trabajar allí  en México, decían que van a estar bien seguros allá pero cuando nosotros llegamos aquí en México nos dijeron que no podíamos trabajar legalmente y que nosotros buscáramos donde quedarnos si en la calle o ver donde quedarnos”, reveló Luis Vázquez, uno de los hijos dela guatemalteca.

PRONÓSTICO COMPLICADO

De seguir la tendencia de cientos retornados semanalmente a la esquina de la patria, los 18 albergues de Tijuana  estarían rebasados en capacidad de atención en menos de un mes.

Una situación que impactaría directamente a mujeres y menores de edad, como la familia de Juana Menchú.

“El gobierno federal ha anunciado que iba a tratar de impulsar los albergues ya establecidos pero realmente no hay un acercamiento no hay una estrategia directa de hecho hace ocho días el presidente (de México, Obrador) declaró que no habría apoyos a las sociedades civiles sino que ellos iban a implementar un programa de apoyo a los migrantes pero,  ¿cuándo va a pasar esto? los migrantes ya están llegando ahorita, concluyó el director del albergue para mujeres y niños “Ejército de Salvación”.